La carta nacional de Bélgica

Carta natal

Bélgica proclamó formalmente su existencia como estado independiente, el 4 de Octubre de 1830, bajo el signo de Libra, estéticamente sensible, diplomático y de pensamiento claro. Con un poderoso aspecto entre el Sol y Plutón en el horóscopo nacional, Bélgica nunca es realmente lo que parece, porque aunque geográficamente es pequeno y sin poderío militar, esta nación tiene la capacidad de esgrimir un tremendo poder detrás de la escena. La Luna en la carta nacional, está emplazada en el signo de tierra, Tauro, amante del placer, lo cual refleja otra importante cualidad en la psique colectiva de esta nación.

Recientemente este país atravesó lo que astrológicamente se llama el "Retorno de Urano", cuando Urano transite por Acuario y llegue al emplazamiento que ocupa en la carta natal del país, formando, también, un aspecto extremadamente positivo con el Sol nacional. Esto reflejó, en parte, la culminación de la Unión Europea y la realización de muchos ideales políticos y sociales que siempre fueron parte de la visión de Bélgica acerca de cómo debe ser el mundo.

Ahora Neptuno, transitando por Acuario, formará durante los próximos anos un aspecto extremadamente positivo con el Sol en el horóscopo nacional. Esto reflejará un período cuando avanzará aún más en las reformas sociales y económicas y la sensación genuina de ser parte de una totalidad más abarcadora que funciona armoniosamente, le ofrecerá al país una enorme sensación de bienestar. Existe poca tensión o conflicto en los tránsitos planetarios que se avecinan, con excepción de dos aspectos difíciles. Urano, al atravesar la última sección de Acuario desafiará a Saturno en la carta nacional, sugiriendo que los elementos más defensivos, orgullosos y atrincherados de la psique de la nación, serán posiblemente sacudidos y transformados.

También, existe una configuración desafiante entre Neptuno y la Luna en el horóscopo nacional. Esto sugiere que existe un precio a pagar por la realización de los ideales, una necesidad de renunciar a alguna de las cualidades más terrenales, prosaicas que, a veces, crearon una resistencia al cambio resultando problemáticas. Sin embargo, posiblemente esto sucederá sin mucha tensión interior y el sacrificio sin duda valdrá la pena, para usted y muchos otros, dada la visión serena, relativamente tranquila y libre de problemas, que ahora se abre ante el pueblo de Bélgica.

Liz Greene, 1999

(Datos utilizados: 4 de Octubre 1830, 12.00 pm LMT, Bruselas)

Loading