El Mapa de la Psique
Una Introducción a la Astrología Psicológica, de Clare Martin
Neptuno

Neptuno fue visto por primera vez en 1846, aunque siempre ha habido algo de confusión acerca de quién lo descubrió en realidad. Por el comportamiento de la órbita de Urano, se sabía que otro planeta existía fuera de ésta, y dos matemáticos, el inglés John Adams y el francés Urbain Le Verrier, predijeron la posición correcta en donde sería encontrado. El planeta fue llamado como el dios del mar Poseidón-Neptuno.

La sincronicidad

A mediados del siglo diecinueve se vio el surgimiento de movimientos masivos de naturaleza humanitaria y el desarrollo de organizaciones referentes al cuidado en instituciones públicas. Hasta cierto punto este movimiento puede verse como una reacción al sufrimiento causado por los avances radicales que ocurrieron al momento del descubrimiento de Urano. Comenzó a surgir una nueva toma de consciencia colectiva, por ejemplo, de que a la gente no se debe simplemente dejar morir en las calles. El bienestar de los pobres llegó a ser materia de preocupación pública, y se instauraron hospitales y hospicios para los necesitados. Se abolió la esclavitud en Estados Unidos en 1861, el mismo año que el trabajo forzado de los esclavos en Rusia llegó a su fin y la legislación minera se introdujo en el Reino Unido. El auge del socialismo condujo a la formación de sindicatos y cooperativas de trabajadores, y en 1848 el Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx fue publicado. Podríamos decir que Urano y Neptuno simbolizan respectivamente la derecha y la izquierda del espectro político.

Hacia finales del siglo diecinueve, hubo un notable crecimiento de interés por lo oculto y el espiritualismo. Por toda Europa la gente llevaba a cabo sesiones de espiritismo, conjurando entidades incorpóreas, mesas que se movían, ectoplasmas y Dios sabe qué más. Naturalmente, muchos de estos fenómenos eran ilusiones y trucos deliberados, que es apropiado para nuestro tema, ya que Neptuno rige las modas imperantes, los sueños, fantasías, ilusiones y decepciones. Por otro lado, la función de Neptuno es disolver las fronteras entre nuestras vidas corrientes y los otros reinos de existencia. Este movimiento teosófico establecido por Madame Blavatsky fue sólo un ejemplo de la creciente resistencia a la racionalidad y al materialismo del siglo anterior. Dos importantes elementos del movimiento teosófico fueron las comunicaciones telepáticas de una hermandad mística tibetana que trabajaba por la salvación de la humanidad y la búsqueda de un nuevo avatar o salvador que se creía que vivía en algún lugar de la India.

Aunque Neptuno y Plutón eran desconocidos como planetas en el siglo XVII, esta imagen alquímica, de Escalier des sages (1689) por Barent Coenders van Helpen, representa a Neptuno (derecha, con Plutón a la izquierda), describiendo la acuosa oscuridad de la sustancia primaria. Júpiter aparece en la forma de un cisne, trayendo la blancura a la tintura que anuncia el advenimiento del Sol; los caballos del carro solar se pueden divisar.

Éste también fue el periodo de la fiebre de oro en California y Australia, en la que miles de personas se tragaron el sueño colectivo de amasar una gran fortuna personal. Dondequiera que se encuentre Neptuno, son el sueño y la fantasía los que nos atrapan más que la realidad corriente. La fiebre del oro se calmó en una marea de desilusión casi tan pronto como había emergido, dejando una estela de pueblos fantasmas al despertar. La música y las artes del siglo XIX tienden a ser fluidas, románticas y soñadoras. Si piensan en la música de Debussy y Chopin, el arte de Fragonard, Constable y Turner y la poesía de Wordsworth, fácilmente podrán evocar la atmósfera de este periodo.

Neptuno rige todo lo que es poderoso en la atmósfera pero que es físicamente invisible o intangible, como el vapor que fue utilizándose cada vez más para generar energía para el transporte y la industria, y el gas que comenzó a ser utilizado para la iluminación. Se descubrieron nuevas drogas y se fueron creando tipos de anestesia para mitigar el dolor. Como regla general, podríamos decir que la función de Neptuno es quitarnos el dolor, por el medio que sea. Neptuno rige la religión. El anestésico que alivia el dolor de la separación y la desolación. Como Neptuno rige el mar, sus colores son los verdes agua y azules claros. Rige las plantas que viven en o cerca del agua, toda vida marina, los peces y pescadores. Rige personas que crean ilusiones, como los fotógrafos, directores de cine, bailarines y actores. En el mundo cotidiano, Neptuno rige hospitales, cárceles y fábricas de cervezas, el petróleo y las inundaciones, drogas, venenos, armas biológicas y el alcohol.

Oyente: ¿Y qué tal los videntes y médiums y la gente que se dedica a la adivinación? Se supone que son cosas neptunianas, ¿pero realmente están canalizando información desde otros mundos?

Clare: Es una pregunta interesante. ¿Cómo podemos estar seguros si están locos de remate o si verdaderamente están en contacto con algún tipo de nivel superior de conocimiento y sabiduría?

Oyente: ¿Pero cuál es la respuesta? ¿Cómo distinguir la diferencia?

Clare: Creo que es muy, muy difícil responder esa pregunta. Neptuno nos enseña que existen realidades paralelas y otros mundos, ¿y quién puede decir cuál de los mundos es real? En lo que respecta a Neptuno, no podemos juzgar quién de nosotros está loco y es crédulo y quién de nosotros está sano. El punto es que la verdad es cualquier cosa que se quiera que sea. No hay duda de que el mundo está lleno de charlatanes y traidores de confianza, gente cuyo vivir está fundado en crear falsas ilusiones. Por otro lado, el mundo está lleno de belleza y significado y experiencias de lo divino que pueden inspirar devoción extraordinaria y actos de gran compasión y generosidad.

Neptuno en la carta

Neptuno es el principio de devoción, trascendencia, refinamiento, redención, renuncia, encanto, glamour, anhelo, desilusión, caos, decepción y escapismo. En la carta natal, Neptuno describe cómo y dónde anhelamos fundirnos con algo mayor que nosotros y disolvernos en él. Neptuno es donde nos entregamos y donde nos negamos a reconocer límites. También indica dónde somos propensos a ser irrealistas, desenfocados y evasivos, dónde nos engañamos y engañamos a otros, dónde terminamos sintiéndonos traicionados y desilusionados.

El impulso de Neptuno es profundamente religioso y místico. Es nuestra capacidad de devoción incondicional y alegre, compasión y empatía, nuestra habilidad de dar algo de nosotros sin querer nada a cambio. Es donde tenemos acceso a mundos mágicos de encanto perfecto y donde podemos convertirnos en canales para la expresión de belleza inefable e ideales divinos. Neptuno nos conecta con lo sublime. Piensen en compositores como Mozart o Bach, cuya música los bañaba y entregaba mucha alegría a la gente. Neptuno puede representar nuestro servicio a la humanidad, para el beneficio del colectivo. Sin Neptuno en nuestras cartas habríamos tenido que vivir sin nuestras fantasías o sueños, sin las cuales, por supuesto, sería inimaginable.

Oyente: ¿Dijo que Neptuno rige las drogas y el alcohol?

Clare: Así es. Las adicciones son formas de huir del lado áspero del mundo.

Oyente: ¿Entonces jamás podremos sentir satisfacción donde está Neptuno?

Clare: Creo que podemos encontrar satisfacción siempre que no queramos nada para nosotros. Neptuno representa una conexión genuina a algo que es más grande que nosotros, pero si tratamos de obtener beneficio personal de esta conexión, entonces nunca nos sentiremos satisfechos porque siempre querremos más. Ésta es la base de las adicciones, porque mientras más tenemos, más queremos, y nunca estamos satisfechos. Es aquí donde Neptuno puede ser literalmente autodestructivo.

Oyente: Entonces es un hambre insatisfecha.

Clare: Exactamente, hasta el punto en que queremos algo para nosotros y en que el ego tiene motivos ulteriores. Pero si podemos entablar una relación correcta con este planeta, su faceta destructiva de inflación, insatisfacción y adicción a nuestro propio sufrimiento no tienen por qué convertirse en una característica en nuestras vidas.

Oyente: ¿No es peligroso no contar con barreras?

Clare: Hay un miedo comprensible de perdernos por completo si nos entregamos de manera incondicional. Pero es un miedo del ego. Siempre que tengamos un contenedor personal fuerte y bien desarrollado, más bien dicho la estructura del ego, no nos abrumarán las energías de los planetas exteriores porque tendremos una opción. He aquí la diferencia que hay entre que Neptuno nos viva y que nosotros vivamos Neptuno, si comprenden lo que digo. Si tomamos una decisión personal para dedicarnos incondicionalmente a algo, entonces no tenemos por qué anegarnos, ni disolvernos, ni ser utilizados, ni abusados. Es la habilidad de escoger lo que significa que Neptuno no tiene por qué despojarnos de la voluntad de vivir que hay en nosotros.

Oyente: Entonces, si realmente conoces tu carta y hay un sentido de quien eres, entonces serás capaz de entregar allí donde se encuentra Neptuno.

Clare: Sí. Volvamos a la base. Si queremos satisfacer nuestras necesidades básicas (Luna), si conocemos nuestra mente (Mercurio), si estamos básicamente satisfechos y nos divertimos (Venus), si tenemos la capacidad de autoafirmarnos y defendernos cuando es necesario (Marte), si participamos en el mundo que nos rodea (Júpiter y Saturno) total y exitosamente, entonces habremos desarrollado una fuerte estructura del ego que nos protege de lo que es dominado por las fuerzas colectivas simbolizadas por los planetas exteriores.

Oyente: Pero puede ser increíblemente difícil tan sólo desarrollar un ego suficientemente bueno.

Clare: Correcto, y creo que es nuestra principal tarea, como astrólogos psicológicos, de trabajar en la redención y darles poder a los siete planetas tradicionales en nuestras cartas y en las cartas de nuestros clientes. Los planetas exteriores pueden cuidar de sí mismos. Por ejemplo, es una tarea imposible tratar de obtener gratificación personal a través de Neptuno. Lo cierto es que podemos conseguirlo a través de Venus. Y siempre seremos susceptibles de ser arrollados por fuerzas colectivas hasta que hayamos integrado conscientemente a Saturno, quien a nivel personal nos mantendrá a salvo.

Oyente: Entonces hasta ese momento, no estás preparado para manejar los planetas exteriores.

Clare: Al final todos estamos saliendo del paso, tratando de hacer lo mejor en la vida y, desde un enfoque astrológico, aprendiendo a asumir responsabilidad con nosotros mismos para que podamos hacer una diferencia positiva tanto en nuestra propia vida como en la de los demás. Pero creo que es cierto decir que desde el descubrimiento de Urano, las viejas reglas y certezas han comenzado a resquebrajarse. Las vidas de las personas ya no son definidas ni están contenidas a salvo en la iglesia, en el estado o en la familia de la manera en que solía ser. La sociedad solía ser un contenedor para el individuo, pero ahora nosotros tenemos que llegar a ser nuestros propios contenedores. Nos hemos puesto tan colectivos esta noche que corremos el peligro de perdernos, lo que es algo que siempre ocurre cuando se evoca a Neptuno. Las cosas se van aclarando y se van poniendo más fáciles cuando ponemos a Neptuno en la carta natal y lo conectamos con los otros planetas. Así podemos comenzar a tener una idea de la forma en que Neptuno tiende a expresarse en la vida de un individuo, lo que puede tener un amplio espectro de expresión desde una gran sensibilidad a la belleza y perfección, hasta la espiritualidad y la autodestrucción. Necesitamos hacer aterrizar a Neptuno en la carta natal para poder progresar con él.

Aspectos de Neptuno

Sally tiene un aspecto Neptuno-Sol, entonces podríamos predecir que su padre (Sol) fue de algún modo esquivo, inalcanzable, física o psicológicamente ausente (Neptuno). Esto puede provocar un anhelo (Neptuno) por el padre (Sol), una idealización irrealista (Neptuno) de lo masculino (Sol), y expectativas poco realistas (Neptuno) para consigo misma (Sol). A menos que tenga un ego suficientemente fuerte, Sally puede ser propensa a la confusión y la evasión, tener una falta de límites y miedo a comprometerse (Neptuno). Puede encontrar que está permanentemente exhausta y sentirse abrumada (Neptuno) por las exigencias del mundo y de los otros. En última instancia, empero, es un alma sensible, gentil y compasiva (Neptuno) que puede encontrar satisfacción y alegría (Sol) al canalizar sus talentos y capacidad natural de empatía en expresiones artísticas creativas o al abocarse a las necesidades de los demás.

El Neptuno de David forma aspectos con Mercurio, Venus, Marte y Saturno. Los aspectos Neptuno-Mercurio describen una mente (Mercurio) poética e imaginativa (Neptuno). Hasta el punto en que Neptuno esté en control, puede serle difícil concentrarse (Neptuno) o pensar claramente (Mercurio), prefiriendo vivir en un mundo de fantasía de su propia creación. Sus procesos mentales (Mercurio) pueden ser confusos o caóticos (Neptuno). Puede volverse evasivo o engañoso (Neptuno) para evitar tener que enfrentar la verdad. Incluso puede manipular a otros deliberadamente al urdir ilusiones y fantasías (Neptuno) y hacer promesas (Mercurio) que no tiene intenciones de cumplir. Por otro lado, si tiene un fuerte sentido de identidad, este contacto es extremadamente imaginativo y poético. David podría ser un formidable cuentacuentos (Mercurio), músico o artista (Neptuno) con un talento para inspirar a los demás al llevarlos a mágicos mundos de fantasía.

Neptuno-Venus puede indicar un anhelo incumplido o una adicción (Neptuno) al amor (Venus) que nunca es satisfecho. Si Neptuno es el que controlando, David puede ser evasivo y engañoso en las relaciones (Venus), incapaz de sentirse satisfecho y siempre sediento de algo o alguien o deseando a alguien más perfecto. Le será imposible relacionarse de manera realista (Venus) consigo mismo o con otros y podría llegar a hacerse adicto a su propio sufrimiento (Neptuno). Con una buena estructura del ego, este contacto es enormemente dotado y artístico (Venus), y David tendrá una notable capacidad de apreciación (Neptuno) de la belleza y la paz (Venus), la habilidad de tocar lo divino (Neptuno) y servir con devoción incondicional (Neptuno) y alegría (Venus).

Neptuno-Marte puede describir el ideal, la ilusión o la fantasía (Neptuno) de fuerza y potencia (Marte). A menos que haya una estructura bien formada del ego y un Marte personal bien desarrollado, David podrá sentirse extremadamente vulnerable y débil (Neptuno), temeroso de ser atacado (Marte), sentirse fácilmente intimidado e incapaz de pararse y defenderse. Una expresión positiva de Neptuno Marte es la habilidad de usar su energía (Marte) con sensibilidad y sutileza (Neptuno), navegar las aguas (Neptuno) de manera habilidosa y efectiva (Marte). La combinación de sensibilidad (Neptuno) y concentración (Marte) puede ser muy efectiva, y casi siempre se encuentra el las cartas de los regatistas, artistas y bailarines.

Un aspecto Neptuno-Saturno junta dos principios totalmente distintos, ya que Saturno describe los límites, la contención y la realidad práctica, mientras que Neptuno no tiene fronteras, no está contenido y no es de este mundo. Mientras la estructura del ego permanece difusa e informe (Neptuno), Neptuno es propenso a socavar y disolver (Neptuno) cualquier sentido de seguridad y contención (Saturno) y abrumar al ego (Saturno) con sueños y expectativas inalcanzables (Neptuno). Trabajando en conjunto de manera positiva, Saturno puede hacer realidad los principios y valores de Neptuno, darle forma (Saturno) a lo divino (Neptuno), permitir que la persona trabaje (Saturno) para un bien mayor (Neptuno) y brindarle servicio. También para aterrizar (Saturno) sus sueños e ideales (Neptuno), para que así puedan manifestarse en el mundo (Saturno).

Volver hacia arriba.


El Libro
"El Mapa de la Psique"

Primera edición 2005 por CPA Press, BCM Box 1815, London WC1N 3XX, Reino Unido, www.cpalondon.com.
Copyright (c)2005 by Clare Martin.
Más información sobre el Libro.
Publicidad
Loading