El Mapa de la Psique
Una Introducción a la Astrología Psicológica, de Clare Martin
Símbolos Planetarios

Aunque podemos aprender algo sobre el significado astrológico de los planetas por su posición física en el sistema solar, los símbolos planetarios por sí solos también son muy reveladores. Es importante llegar a conocer estos símbolos, ya que son parte del lenguaje de la astrología y si practican dibujándolos - ya sea durante un viaje en bus o cuando hablamos por teléfono - les ayudará a apropiarse de ellos. A medida que vamos desarrollando una relación con los planetas, también desarrollamos nuestro estilo de escritura particular para los símbolos.

Los símbolos planetarios, o glifos, derivan de la combinación de los símbolos del Espíritu, el Alma y la Materia, desde los cuales se dice que toda vida proviene en proporciones variadas. Sus significados esenciales pueden encontrarse analizando sus componentes en forma individual:

El Símbolo del espíritu
El círculo, por mucho tiempo considerado como la forma más perfecta, es la imagen del Espíritu puro.
El Símbolo del alma
El creciente es el símbolo del Alma. Puede verse aquí apuntando hacia arriba, hacia el Espíritu, o, como en el símbolo de la Luna, apuntando hacia atrás, hacia el pasado, o tanto hacia atrás como hacia adelante en el símbolo del planeta Urano.
mente
La línea vertical es el símbolo de la Mente.
cuerpo
La línea horizontal es el símbolo del Cuerpo.
Materia
Cuando Mente y Cuerpo se combinan, forman la cruz de la Materia.

Los símbolos son una cosa complicada, ya que, como observó Jung, nunca pueden interpretarse de manera total, solo pueden experimentarse. Los símbolos trascienden la escisión entre lo racional y lo irracional, lo conocido y lo desconocido.

El Sol y la Luna

El símbolo del Sol es el Espíritu puro con el punto de la conciencia en el centro. El símbolo de la Luna es el Alma pura, con dos - o a veces tres - arcos que apuntan "hacia atrás", hacia el pasado. Es simbólicamente muy significativo que en ninguno de los dos casos la cruz de la Materia está presente.

La Tierra

 


La Tierra es el planeta donde se manifiestan nuestras vidas, y la cruz de la Materia se emplaza en el centro, rodeada por el círculo del Espíritu, dentro del cual se contiene toda forma de vida.

Mercurio

Mercurio contiene todos los símbolos. Significa la integración potencial de Espíritu, Alma y Materia y la síntesis de todos los otros planetas, como también las relaciones entre ellos. El Alma - el principio mediador que conecta - se encuentra en la posición más elevada, sobre el Espíritu, con la Materia en su base.

Venus y Marte

Venus y Marte simbolizan las manifestaciones físicas de la polaridad masculino - femenino en el mundo. Originalmente, el símbolo de Marte era la cruz de la Materia sobre el círculo del Espíritu, por lo tanto los símbolos se complementan: Venus eleva el Espíritu sobre la Materia y Marte eleva la Materia sobre el Espíritu. En ninguno de estos casos se encuentra el símbolo del Alma.

Júpiter y Saturno

Los símbolos para el siguiente par de planetas, Júpiter y Saturno, se refieren a la relación entre el alma y el cuerpo. Con Júpiter, el Alma se eleva sobre la cruz de la Materia, expresando la importancia de encontrar una conexión significativa (alma), "algo por lo que vivir" en el mundo manifiesto. Júpiter libera el Alma del yugo de la Materia. Con Saturno, la cruz de la Materia se eleva sobre el Alma, expresando que deben darse forma a los deseos del alma dentro de los límites de la existencia en el tiempo y en el espacio.

Urano, Neptuno y Plutón

Urano muestra la cruz de la Materia flanqueada por dos líneas verticales de la mente, sobre el círculo del Espíritu, pequeño, que indica el poder que tiene la mente para aprovechar las fuerzas naturales. Un símbolo alternativo para Urano reemplaza las dos líneas verticales de la mente con dos arcos del Alma opuestos, uno hacia el pasado y el otro hacia el futuro, sujetados por la cruz de la Materia en medio. Neptuno es el creciente del Alma atravesado por la cruz de la Materia. El Alma apunta hacia arriba, pero es penetrada, o atrapada, por la Materia. Por lo tanto, podría decirse que el símbolo de Neptuno representa el sufrimiento del alma mientras está encerrada en la Materia y el anhelo de regresar a su fuente, que es el Espíritu. Plutón es un compuesto de los tres símbolos: el creciente del Alma cercando un círculo del Espíritu pequeño, con la cruz de la Materia debajo de él. Podría decirse que el Espíritu domina la Materia a través del Alma. Otra explicación es que este símbolo es una combinación de las letras P y L, las iniciales de Percival Lowell, quien descubrió a este planeta.

Quirón

Hay dos explicaciones posibles para este símbolo. La primera es interpretar el símbolo sobre el círculo como la letra K, de Charles Koval, el astrónomo que descubrió la presencia de Quirón en el sistema solar. También podríamos interpretar esto como la línea vertical de la Mente, desde la que emergen dos líneas diagonales, una que se mueve hacia arriba y la otra hacia abajo. Las líneas diagonales podrían representar la combinación integrada de cuerpo-mente horizontal-vertical, apuntando hacia los cielos y hacia la Tierra.

Oyente: Puedo comprender que la combinación mente-cuerpo hace la cruz de la Materia y describe la manifestación o algo real y tangible en este mundo, pero no me queda muy claro cómo el Espíritu y el Alma figuran en la imagen, o cuál es la diferencia entre ellos.

Clare: Esta es una gran pregunta y, por supuesto, muy importante desde el punto de vista de las raíces de la astrología en las tradiciones mistéricas antiguas. Aunque la carta natal describe nuestras vidas manifiestas en el espacio y el tiempo, siempre me ha resultado fascinante que los grandes misterios del Espíritu y el Alma parecen flotar en la sombra a medida que estudiamos y practicamos la astrología, sin importar cuán pragmático sea nuestro enfoque. Jung observó que el Espíritu y el Alma están presentes en todas las culturas, religiones y lenguas, pero, como son símbolos de esencia, es imposible definirlos con exactitud. [13] La palabra griega anemos ("viento") se refiere al "aliento de vida" y de esta raíz derivan dos palabras del latín: animus ("espíritu") y anima ("alma"). Esto nos indica que el espíritu y el alma comparten la misma fuente, pero, como señaló James Hillman, "los caminos del alma y los del espíritu solo coinciden en ocasiones" [14] . Más bien reflejan una tensión intrínseca en la vida del ser humano. Espíritu y Alma son símbolos como "yang" y "yin", que representan dos puntos de vista sobre la vida, dos perspectivas.

Por analogía, el espíritu y el alma están relacionados entre sí como el Sol lo está con la Luna, como lo masculino con lo femenino, como Logos con Eros, como Apolíneo con Dionisiaco, polaridades que se reflejan en todas las cartas natales. El mundo del espíritu, como el Sol, es "trascendente, llameante de luz y fuego". [15] El espíritu es "superior", masculino, consciente, racional, trascendente, claro. Es el objetivo más elevado de todo desarrollo y evolución y la base de toda vida, totalmente presente en el principio como en el final". [16] Por otro lado, el mundo del alma, o psique, puede encontrarse en las difusas impresiones bajo la superficie de la experiencia cotidiana. El alma es vulnerable, recuerda y sufre. El alma es "inferior", femenina, inconsciente, oscura e inmanente. El alma es el principio mediador entre el mundo del espíritu y el reino de la materia. Sin alma no habría ninguna conexión entre el espíritu y el mundo.

Volver hacia arriba


El libro
"El Mapa de la Psique"

Primera edición 2005 por CPA Press, BCM Box 1815, Londres WC1N 3XX, Reino Unido, www.cpalondon.com.
Copyright (c)2005 by Clare Martin.
Más Información sobre el Libro.
Publicidad
Loading