Publicidad

Amor y astrología

por Liz Greene
Yo soy  y
El/Ella es  y

Aries con Aries

La combinación fuego con fuego da como resultado más fuego y esto significa una combinación caliente y explosiva. Ustedes dos son precursores, ...  lea más

Usted es Aries

Usted necesita una causa, una misión, una batalla donde derrotar al enemigo. Ante el menor rastro de un desafío, echará mano de su viejo ...  lea más

El compañero Aries

Para el compañero Aries, la alegría del amor radica en lo excitante de la búsqueda. Lo que significa que usted jamás debe convertirse en alguien aburrida y predecible; sí sensible y estable, pero no repetitiva y estrecha de mente. Es una buena idea rechazar de vez en cuando las furibundas declaraciones de amor de un Aries. Usted debe saber cómo jugar este juego ya que en cierta forma el amor es eso para un Aries: un juego. Eso no implica que él no sea serio pero sí necesita de la aventura, del desafío, de una constante exploración de nuevas posibilidades.

Los Aries necesitan tener siempre un objetivo porque sino la vida no tendría ningún sentido para ellos. Esta meta puede ser a corto o largo plazo (mejor a corto plazo, porque este signo no puede comprometerse en cosas que requieran demasiada paciencia) pero obviamente ellos deben vislumbrar un resultado brillante al final de la búsqueda. El compañero Aries necesita una misión, y se declara legítimamente incapaz de establecerse en ninguna situación doméstica crónica a menos que tenga la certeza de encontrar algunos desafíos a la vuelta de la esquina. Si lo que usted anda buscando es a alguien que prepare la cena de Navidad para su familia, año tras año, década tras década, pues ¡vaya buscando la compañía de otro signo!

Para Aries, la vida es una lucha constante para generar nuevas ideas que mejoren el mundo. Aún con todo lo impacientes, irascibles e insensibles que son, los Aries sienten que tienen que crear nuevas oportunidades para el cambio. Por eso es que a usted no le conviene mostrarse demasiado sensible la mayor parte del tiempo. Hay que admitir que vivir con Aries puede ser estresante y no es la compañía ideal para quien busca seguridad y un status quo permanente. Una persona Aries es alguien bastante parecido a un apostador, ya sea que estén en juego dinero, emociones o ideas. Algunos Aries aman los autos veloces y los deportes peligrosos. Y muchos nativos de este signo desbordan tanta energía que uno se agota con tan sólo verlos. Son personajes capaces de tener muchas cosas cocinándose al mismo tiempo y hasta uno se imagina que toman una píldora mágica para que les resulte innecesario comer, dormir, descansar o meditar. Siempre están en algún apuro, y la pueden arrastrar a usted hasta que quede sin aliento incluso en aquellas circunstancias donde no hay razón para apurarse tanto.

Cuando Aries quiere algo, no puede ser sutil (a menos que nos encontráramos con uno de esos atemorizados Aries que perdió su espíritu guerrero en la infancia). Para ellos no hay ni chantaje, ni plan estratégico ni diplomacia que valga....solamente basta proferir la sencilla orden de "Hágalo!". Y si no se le obedece, quedará expuesta a presenciar una de sus pataletas, sufrir un brutal portazo en las narices o soportar una tarde de frío silencio, escuchar una cruda arenga como también ver volar un par de platos por el aire.

Los Arianos son quejosos, irritables y tienen muy mal carácter. Cuando se hartaron de algo, ya nada parece importarles o nada puede llegar a ser tan valedero o tan evidente. No pueden captar que usted tenga sus propias opiniones a menos, claro, que usted grite. Y se ofenden muchísimo si se enteran de que usted cree que él es un egoísta. El compañero Aries no es más egoísta que cualquier otro signo zodiacal y a menudo hasta lo es menos; de hecho es muy franco. Son cálidos, generosos, se puede contar con su apoyo y ven siempre lo mejor en los demás hasta que son desagradablemente sorprendidos en su buena fe. Se recomienda no ser mezquinos, no castigarlos con una actitud rencorosa y no herirlos.

Aprenda a ser tan directa, abierta y honorable como su compañero Aries, y seguramente la va a pasar mejor. De todos modos, nunca se aburrirá. Incluso hasta los más reprimidos o inseguros, no son aburridos. Las neurosis arianas son interesantes y hasta pueden aportarle algo. Si lo que usted busca es compañía impasible y plácida.....pues aléjese de un Aries. Su camino no es precisamente el conformismo. Siempre se trata del desafío, del cambio y de perseguir el gran sueño. ¿No quiere ser parte del equipo?

El hombre Aries

El hombre Aries tiene un corazón noble y valiente. También puede resultar ser un protector insufrible. A menos que le arroje un ladrillo ...  lea más

Perspectivas a largo plazo de Liz Greene