Publicidad

Amor y astrología

por Liz Greene
Yo soy  y
El/Ella es  y

Tauro con Piscis

Esta combinación puede exteriorizar los sentimientos más refinados, sensibles y amorosos que haya en ambos. El lado protector de Tauro se ...  lea más

Usted es Tauro

Para quienes la conocen, hay un historieta infantil cuyo personaje central es un Tauro perfecto: Fernando, el toro, se divierte oliendo ...  lea más

El compañero Piscis

Por ser tan románticos, a los Piscis se los encuentra generalmente enamorados, y si no es de alguien, pues será por un sueño, una visión ...  lea más

El hombre Piscis

Ser hombre y haber nacido bajo el signo de Piscis, en la actualidad, no resulta una combinación del todo feliz, por estar en contra de todos los estereotipos sociales que de hecho no permiten el progreso personal. No espere de este hombre que la lleve de los pelos a su caverna (a lo sumo, usted lo arrastrará a él si es que está muy apurado) y tampoco saldrá a cazar lanudos mamuts mientras usted se queda en la cueva con la olla preparada, porque probablemente él sea mejor cheff que usted y no está interesado en relaciones con roles rígidos. De golpe, algunos Piscis saltan a tener visiones que le exigen cotejar realidades con estadísticas, definiciones y pruebas tangibles. Se trata de Piscis muy dogmáticos y materialistas que no toleran la "irracionalidad" de los demás.

Es muy triste encontrar a un Piscis que traicione su alma de esta manera y algunos hay que se van al otro extremo. Entonces se aprecia a un hombre que quiere tener una compañera fuerte que lo apoye y lo cuide mientras él escribe su eterna novela o medita sobre ese empleo al cual no se postulará jamás. Es la víctima pasiva, abusada y traicionada por este mundo cruel, buscando la compasión y a alguien a quien manipular. Pero si usted encuentra al hombre Piscis que alberga en su ser tanto el respeto como el coraje de aceptar su vulnerabilidad, entonces habrá dado con un criatura tan rara como maravillosa. Este es el verdadero "anti-héroe", el guerrero gentil, el poeta, el amante sensible.

El hombre Piscis ama sentirse comprendido. No se trata de un signo que prefiera la pasión física sino que prioriza la sensualidad sibarítica. Más que conquistas heroicas él prefiere entablar una conversación interesante y profunda, y luego someterse a la seducción de un buen vino, la música suave, sábanas de satín y ropa interior erótica. El será tanto el bufón como el payaso, el amante feliz o el pasivo, literal o figurativamente hablando, dependiendo de cómo se sienta en el momento.

La gente adora protegerlo. El se puede proteger solito perfectamente, pero no le interesa que usted lo sepa. Confíe en él y tendrá lo mejor de este hombre. Si usted fija su atención en su faceta poco confiable, entonces él tendrá problemas para confiar en sí mismo porque habitualmente suele no hacerlo, porque comprende a la perfección los extremos de la naturaleza humana. Si lo acusa puntualmente de algo, allí irá él para hacer justo eso, con tal de darle el gusto. Su modo de pelear es no peleando; como quien se dobla tanto para atrás que se cae sobre sí mismo.

La resistencia pasiva es una técnica muy pisciana. Pero no piense por ello que podrá domesticarlo fácilmente. En su mundo no existen las palabras que signifiquen "dominio" y "sumisión". Puede que se haga el flexible porque simpatice con su punto de vista, o quizás la cosa no sea tan importante como para hacer escándalo alguno. Pero trate de dominarlo y descubrirá que se queda con las manos vacías. Simplemente él marchará a la deriva, pero sin importarle demasiado.

Si usted necesita a alguien que tome decisiones por usted, no elija a Piscis. Tampoco lo elija si quiere hacerse el matón con él. Usted lo ve y al minuto puede desaparecer. Ninguna promesa permanecerá en pie si alguien abusó de los valores básicos que una relación debe respetar. Y ¿cuáles son esos valores? Para empezar, y aún si se tratara de una relación no continua, el contacto de las almas, el compartir una visión, soslayar entre ambos "eso tan intangible" que incluso hasta la palabra "amor" no alcanza para describirlo con exactitud.

El hombre Piscis es muy rápido para detectar cualquier "jueguito de poder". Por un momento le hará creer que está en su misma frecuencia pero porque entiende mejor que usted mismo la inseguridad que lo motiva a usted a jugar tal juego. Pero si usted abusa de esta táctica Piscis no se despertará con usted mañana. Se irá sin dejar ni una nota, no volverá a llamarla siquiera. Se habrá ido, como el pez que se escapó en las profundidades.

Si usted quiere echar un vistazo a eso que han llamado "ser Uno en el cosmos" y vivenciar tal experiencia mística, pues no dude en elegir a Piscis. Incluso si no se encuentra con un nativo demasiado místico o que no entiende mucho de la materia, tendrá el innato poder de abrir en usted tal faceta. Piscis tiene tal poder de empatía que puede derretir sin decir palabra hasta al corazón más gélido.

Usted jamás se sentirá tratado como un objeto o que su relación con Piscis se dará por sentado gracias a esa profunda comprensión que tiene hacia la naturaleza humana. Usted será para él una persona compleja, que sufre y sueña y que aspira con volverse humana. Y por todo eso, vale la pena elegir a Piscis.

Análisis psicológico del Horóscopo, Edición gratuita de prueba!