•    
    Posiciones actuales de los planetas
    22-Dic-2014, 09:14 TU/GMT
    Sol0Capricornio25'56"23s26
    Luna4Capricornio41'21"18s26
    Mercurio8Capricornio17'46"25s13
    Venus14Capricornio39'59"23s44
    Marte13Acuario31'43"17s56
    Júpiter22Leo19'37"r14n50
    Saturno29Escorpio51'33"18s14
    Urano12Aries34'11"4n21
    Neptuno5Piscis10' 9"10s18
    Plutón12Capricornio49'55"20s39
    Nodo real16Libra12'53"r6s23
    Quirón13Piscis28'45"2s10
    Explicaciones de los símbolos
    Carta del momento
| Mi Astro | Forum | FAQ
Menú

Lo bueno, lo feo y lo malo

La conjunción de Plutón y Quirón, de Liz Greene

"Apollon", Enero 2001

Si los escritos de Liz Greene fueran comestibles, este artículo, en el fermento Sagitariano actual, sabría como un escabeche, un penetrante chucrut o un excitante borscht con nata agria; porque éste es el sabor de la conjunción Quirón-Plutón. Un gusto que se adquiere, quizás repelente para algunos, pero rico y nutritivo alimento para el alma, para aquellos que profundizan y no están aquí de paso.

Los que somos inveterados observadores de los ciclos planetarios hemos puesto nuestra atención durante la mayor parte del ano en la conjunción Júpiter-Saturno, a la que podemos asociar no solo las recientes oscilaciones del mercado de valores, sino también la aguda sensación de que termina una vieja era y comienza otra nueva. Esto ha generado mucha ansiedad. En gran parte la histeria del milenio, cristalizada en profecías apocalípticas y en un desenfrenado afán por almacenar comida enlatada y papel higiénico, estuvo energizada no solo por el eclipse solar de Agosto de 1999, sino también por el gradual acercamiento de esta gran conjunción cíclica que hizo su aspecto exacto a finales de Mayo de 2000. En la astrología antigua y medieval, la conjunción de Júpiter y Saturno significaba la muerte del viejo rey y el nacimiento de uno nuevo; y en muchas áreas continuamos observando el fin gradual de viejos sistemas de valores y estructuras gastadas, especialmente en las esferas política y económica.

Sin embargo hay otra conjunción planetaria muy importante, que ha estado en orbe durante más de un ano, mayormente ignorada por los astrólogos: quizás más sutil si hablamos de acontecimientos conectados mundialmente, pero igualmente relevante para nuestro "estado mental" y, lo que es más importante, para nuestro "estado espiritual", como colectivo y como individuos. Es la conjunción cíclica de Plutón y Quirón que está teniendo lugar actualmente en Sagitario. Quirón entró en Sagitario en Enero de 1999. Retrogradó a Escorpio durante Julio, Agosto y Septiembre y volvió a entrar en Sagitario en Octubre. Hizo una única conjunción exacta con Plutón en los últimos días de Diciembre de 1999. Aunque estos dos planetas no hicieron más conjunciones exactas, se mantuvieron en el orbe de conjunción durante el 2000 y no se separarán hasta Febrero de 2001. Su interacción habrá durado en total dos anos.

Como astrólogos, tendemos a fijarnos primero en los acontecimientos mundiales para hallar algún sentido a los aspectos planetarios mayores en los cielos. Pero este puede no ser el único modo, ni siquiera el más útil, de captar el significado más profundo de tales aspectos y lo que pueden ofrecernos. Ciertamente podemos comprender cosas a partir de los acontecimientos; pero los acontecimientos son difíciles de definir. Por ejemplo, ?cuándo termina un matrimonio, cuando dos personas se divorcian, o cuando muere la relación en el nivel emocional? Estos dos "acontecimientos", uno concreto y otro emocional, pueden estar separados en el tiempo por varios anos. O podemos contemplar cinco accidentes de coche diferentes en los que el conductor muere y decir que son el mismo "acontecimiento". Pero el primero ocurrió porque el conductor iba borracho, el segundo porque el conductor llevaba exceso de velocidad, el tercero porque una rueda pinchada puso el coche fuera de control, el cuarto por una necedad de otro conductor y el quinto porque el conductor sufrió un ataque al corazón mientras manejaba. Estos sucesos aparentemente idénticos son profundamente diferentes en causa y en significado. O, podríamos decir, "cuando Saturno y Urano formaron una conjunción en Tauro y Géminis durante el siglo XX tuvo lugar la Segunda Guerra Mundial". Pero las guerras han existido siempre, con o sin la conjunción de Saturno y Urano. Lo que importa es la naturaleza de una guerra en particular, sus "motivos" y sus "fines", sus efectos en la gente involucrada y, finalmente, el escenario arquetípico que propicia este particular conflicto.

Los aspectos planetarios por tránsito no describen acontecimientos. Los acontecimientos describen aspectos. Estos aspectos a su vez reflejan patrones arquetípicos que pueden o no manifestarse como acontecimientos, en parte dependiendo de las elecciones de todos los que son receptivos al patrón o se identifican con él. Tránsitos tales como Júpiter-Saturno o Quirón-Plutón reflejan algo "interno", algo que se activa en la vida psíquica del colectivo según se va desarrollando y alcanza momentos críticos y estadios de transformación. Estos tránsitos están dentro de nosotros. Hacia la primera parte del ano 2000 todos descubrimos un poco qué se siente tener una conjunción natal Júpiter-Saturno en Tauro; y continuamos descubriendo cómo es el tener una conjunción natal Quirón-Plutón en Sagitario. Todos nosotros compartimos la responsabilidad de tratar con estos movimientos planetarios tan creativamente como nos sea posible. Cómo nos sentimos, qué experimentamos y cómo actuamos e incorporamos estos tránsitos, concientemente o no, es tan relevante como "lo que ocurre" en el mundo exterior. No somos víctimas o peones de los movimientos planetarios; somos, cada uno de nosotros, participantes creativos en el trazado del futuro curso de los acontecimientos.

Aun pudiendo ofrecer desinteresadamente este buen consejo, por supuesto yo misma lo desestimé al observar por primera vez este importante aspecto planetario, e inicialmente traté de ver si podía identificar algún suceso mundial con lo que yo entendía que era el significado o la esencia de la conjunción Quirón-Plutón en Sagitario. Este es, mayormente, un ejercicio inútil porque vemos lo que queremos ver. Pero la peculiar relación de Quirón con el sufrimiento del "marginado" pareció actuar claramente cuando, en un corto viaje a Londres a finales de Abril de 1999, llegué justo a tiempo para enterarme de la explosión de una bomba en un pub del Soho, una pequena muestra de atrocidad dirigida a la comunidad gay de Londres, en la que murieron algunas personas y otras muchas resultaron heridas. Este era el tercero de una serie de ataques con bombas que tuvieron lugar en el lapso de dos semanas, el primero dirigido a negros y el segundo a la comunidad de Bangladesh, ejecutados por un psicópata decidido a aterrorizar a las "minorías" de la ciudad. Los atentados terroristas son algo cotidiano en estos tiempos. Pero estos ataques tienen una cualidad diferente que la mayoría. No son políticos por naturaleza, pero revelan las tendencias más temibles y peligrosas del ser humano: la intolerancia y destructividad fanáticas que aparecen cuando proyectamos al despreciado y temido "marginado" que llevamos dentro en los otros que nos rodean, y los vemos como una amenaza a nuestra supervivencia. George  Harrison

En Diciembre de 1999, cuando la conjunción fue exacta, esperé para ver qué podía aparecer en los periódicos en los próximos días. Ved esto! El ataque con punal de George Harrison, el "Beatle tranquilo", ocurrió el 30 de Diciembre de 1999. Me pregunté ?Cuál podría ser el posible significado de este suceso en relación con la psique colectiva? Harrison siempre fue el más discreto de los Beatles. Tenía una vida privada, introvertida, como corresponde a su Sol en Piscis, Ascendente en Escorpio y Luna en Escorpio. ?Significaba algo este extrano suceso, más que para el propio George?. Sonaba a chivo expiatorio: George estaba ocupándose de sus propios asuntos inocentemente y el horror le llegó desde el mundo exterior. En la carta progresada de George el Ascendente se había movido desde 2o23' de Escorpio a 9o 14' de Sagitario, con la conjunción por tránsito (Quirón a 11o 13', Plutón a 11o 20') situándose cerca de su Ascendente progresado y a 1o de orbe de oposición a Saturno progresado. Esto sugería que George estaba sirviendo inadvertidamente como pararrayos de las energías del espíritu del tiempo de Quirón-Plutón, y sería posible encontrar, en su entorno inmediato, una encarnación del significado de la conjunción. El 31 de Diciembre, el día después del intento de asesinato, el Sunday Times publicó el siguiente titular, y otra vez el olor característico de Quirón-Plutón flotó en la brisa:

"EL SOSPECHOSO DEL APUNALAMIENTO CREIA QUE LOS BEATLES ERAN BRUJOS"

George Harrison, 25 de Febrero de 1943, 00.05 hora local, Liverpool (1)

Cliquear para ampliar...

Progresiones secundarias de George Harrison en el momento del ataque

Cliquear para ampliar...

Ataque a George Harrison, 30 de Diciembre de 1999, Henley-on-Thames

Cliquear para ampliar...

Componentes de la conjunción

Plutón refleja el mecanismo instintivo de supervivencia del colectivo y de la misma naturaleza. Es impersonal y despiadado, como lo es la misma naturaleza; una especie extinguida, un animal muerto, no es nada en el amplio devenir de la evolución de la vida orgánica. Cuando se nos amenaza con la extinción, física o psicológica, descubrimos que tenemos a Plutón en nuestra carta. Aquello que desee sobrevivir debe destruir o transformar lo que es amenazador para la vida o ha dejado de ser viable, interna o externamente; y el proceso de limpieza de los mecanismos de supervivencia peligrosamente obsoletos e inservibles para generar otros nuevos mecanismos de supervivencia se ve reflejado en el tránsito de Plutón de 246 anos a través de los signos zodiacales. Nuestra generación de Plutón - el grupo de la edad nacido con Plutón en un signo en particular - comparte modos fundamentales de autodefensa frente a lo que percibimos como una amenaza a la supervivencia. Plutón moviéndose a través de cada signo describe los distintos modos y esferas donde el colectivo escarda aquellos elementos que amenazan a su supervivencia. Ninguno de nosotros vivirá para ver un ciclo completo de Plutón; somos parte de algo más amplio en donde nuestras vidas y muertes individuales están incluidas. Por lo tanto, debemos confiar para aceptarlo.

Desde que Plutón entró en Sagitario, nos hemos visto obligados a confrontarnos con lo que amenaza nuestra supervivencia física y psicológica en esferas como la moral, las creencias religiosas, las aspiraciones espirituales, la ley, nuestro concepto sobre lo que es correcto e incorrecto, y nuestra definición del " bien supremo". Hasta aquí, hemos recorrido la escala de lo ridículo a lo sublime: desde la pantomima de Mónica Lewinsky y el juicio político al presidente de los EE.UU, a nuestra posible intervención en el bano de sangre de Kosovo o Sierra Leona, o bien a si la pena de muerte es algún tipo de solución, después de todo, al problema de la destructividad humana. El Vaticano nos ha dicho en términos claros que consultar a un astrólogo o a un psicoanalista constituye un pecado tan serio como la anticoncepción. Nos hemos visto enfrentados a una andanada de cuestiones morales que no son tan fáciles de contestar como alguna vez podía haber parecido. Detrás de estas cuestiones morales hay cuestiones espirituales más profundas: ?En qué Dios debemos creer como colectivo y como individuos? ?Creemos en algo, después de todo? Lenta pero inexorablemente Plutón nos revela nuestra peligrosa ceguera religiosa, nuestra candidez, nuestra creencia infantil en la "bondad" de la autoridad y la rectitud moral de los sistemas legales y espirituales que hemos creado, y nuestra sumisión desesperada a gurúes políticos y espirituales que prometen rápidas soluciones y un antídoto inmediato a la condición de ser humano. Plutón en Sagitario también suscita el tema del extranjero y lo que es diferente, forzándonos a reconocer que, para algunos, la supervivencia depende de cruzar fronteras - físicas, mentales, emocionales, espirituales - para encontrar una nueva vida, mientras que para otros, la supervivencia depende de mantener las fronteras cerradas.

Quirón, siguiendo su errática órbita entre Saturno y Urano, es la interfaz entre lo individual y lo colectivo. Sufrimos como individuos, no solo por conflictos personales, si no también porque somos parte de la especie humana y nuestro colectivo humano se desgarra inevitablemente entre lo animal y lo divino. Cometemos terribles equivocaciones a causa de nuestras compulsiones emocionales e instintivas, e igualmente a causa de nuestra arrogancia intelectual; sin embargo necesitamos entender porqué sufrimos y buscamos eternamente el modo de sanar nuestras heridas. Quirón describe el impulso compasivo de buscar y ofrecer sabiduría, y curarnos a nosotros mismos y a otros - no desde la visión neptuniana de unidad, si no porque todos, en alguna parte, experimentamos dolor o dano irrevocable debido a factores sobre los que no tenemos ningún control. Nuestro impulso para sanar el dolor del mundo está siempre condenado, tarde o temprano, a la desilusión porque los humanos son lo que son y la vida es siempre injusta; y hay algunas cosas que no podemos asegurar. Sin embargo insistimos en intentarlo. El mito de Quirón describe a un sabio maestro y sanador que se encuentra atrapado entre dos fuegos en una batalla entre Hércules, el héroe solar, y los fieros y salvajes centauros. Quirón es bueno y sabio, no obstante resulta herido y sufre - quizás porque es bueno y sabio, comprende a los dos bandos, y por eso no se une a la batalla. La lucha arquetípica entre la luz y la oscuridad, a través de la cual, a lo largo de las eras gradualmente nos civilizamos, inevitablemente genera víctimas, recordándonos que nuestras aspiraciones solo podrán ser satisfechas dentro de los mortales límites humanos.

El ciclo de 50 anos de Quirón a través de los signos describe estas esferas cambiantes en las que experimentamos nuestras más grandes heridas, desilusión y amargura, al enfrentar nuestros impulsos destructivos y los del colectivo, acerca de los cuales nada podemos hacer y que nos hacen sentir inocentes chivos expiatorios. Nuestro grupo generacional de Quirón describe la forma en la que nos sentimos heridos de manera irrevocablemente - convirtiéndonos permanentemente en extranjeros y "marginados" - y donde muy posiblemente experimentemos desilusión y amargura. Este es también el campo donde - si permanecemos inconscientes - proyectaremos fácilmente nuestra parte más herida. También describe esas esferas donde nuestras preguntas, nacidas del sufrimiento, pueden llevarnos a profundizar y madurar nuestras creencias y convicciones, y pueden abrir nuestros corazones a la compasión de todas las criaturas que sufren por la condición de ser mortales. Mientras Quirón transita por Sagitario, como colectivo nos vemos impulsados a experimentar desilusión y pérdida de fe cuando nos enfrentamos con nuestros errores morales e hipocresías, nuestra credulidad espiritual, nuestras ideas erróneas y prejuicios, y nuestra esperanza imposible de que la vida sea siempre justa y los caballeros buenos sobre caballos blancos ganen siempre.

En lo que concierne a Quirón, la sanación parece implicar la renuncia a cualquier derecho a la inmortalidad o poder divino. Cuando el mítico Quirón resulta herido, en agonía, se retira a su cueva y pide la muerte, que se le concede; entonces deja de ser inmortal para ser mortal y liberarse del sufrimiento. Este mito sugiere que la sanación de Quirón no trata de "arreglar" cosas, si no de abandonar la fantasía de que somos como dioses y capaces de cambiar todo. Aceptar la mortalidad es también aceptar los propios límites y el reconocimiento de nuestra vulnerabilidad. Todos nosotros participamos no solo de las heroicas aspiraciones solares, sino también de la destructividad de los salvajes centauros; y en el mundo de Quirón ninguna auto-purificación puede purgarnos de nuestra humanidad o curar las heridas de nuestros ideales defraudados. Solo la aceptación de la imperfección y de la injusticia, en la vida y en nosotros mismos, puede permitirnos perdonar y hacer las paces con aquello que no podemos alterar o redimir. Puede ser que el paso de Quirón por Sagitario esté reflejando actualmente un profundo impulso para que maduremos, con respecto a nuestra imagen-divina y a la forma en que definimos lo bueno y lo malo.

Quirón-Plutón en el nivel individual

Como todavía estamos en la mitad de esta conjunción, es difícil obtener una perspectiva clara en términos globales. Cuando empecé a trabajar en este artículo, no tenía idea de lo que podría encontrar sobre paralelos históricos de anteriores conjunciones Quirón-Plutón, ni tampoco ninguna colección de hechos con los que "probar" alguna hipótesis preconcebida. Sin embargo tengo experiencia de muchos clientes, quienes, nacidos durante la última conjunción de Quirón y Plutón en 1941, y también durante la larga oposición entre ellos en los 60, parecen arrastrar o haber arrastrado en sus vidas, un sentimiento muy particular de alienación y victimización, de rabia contra la vida, de estar a merced de fuerzas colectivas que no pueden manejar. Una profunda desconfianza y amargura son a veces características de la conjunción y de la oposición, pero a menudo éstas no pueden conectarse con sucesos específicos de la infancia. También la amargura puede ser inconsciente, como un absceso no curado, atrayendo situaciones dolorosas que parecen venir de "afuera". Quirón y Plutón juntos forman una coalición que, si es inconsciente, cree que el ataque es la mejor defensa contra una amenaza a la supervivencia, y que la vida es un lugar inseguro en el que los débiles, los "diferentes" y desarraigados, son heridos y victimizados, y solo sobreviven los poderosos. Para muchos que han nacido con estos aspectos, he encontrado que la sanación parece empezar primero con el reconocimiento de la amargura y la aceptación de que parte de la desconfianza es válida y verdadera, dada nuestra penosa historia humana. Esto puede implicar el abandono de una falsa espiritualidad que enmascara una considerable angustia subyacente; y puede también requerir encarar el salvajismo y la complicidad propios, a menudo activados inconscientemente. La apertura de esta herida secreta puede ayudar al individuo a descubrir, a través de la existencia real, que, a pesar de las injusticias de la vida, individuos y el colectivo pueden sentirse motivados por los buenos deseos y la compasión; y este tipo de realismo puede ayudar al individuo a hacer las paces con el pasado.

Los que tienen planetas en los dos primeros decanatos de los signos mutables han estado experimentando muy poderosamente la conjunción Quirón-Saturno. Cuando esta conjunción hace aspectos tensos a planetas personales, el individuo, en el área del planeta natal, se ve desafiado y despertado por memorias dolorosas, reactivaciones de sufrimientos pasados y un reconocimiento de los elementos más oscuros de la naturaleza humana. Son posibles los sucesos externos tales como pérdidas y separaciones; también la enfermedad es posible; pero lo más común son los síntomas internos como depresión, sensación de fracaso y la impresión de que el pasado se repite y uno está atrapado en algo que no puede cambiar. Inicialmente, la confrontación con lo inevitable puede llenar a la persona de impotencia, incapacidad y victimización. Como la conjunción transita por Sagitario, los efectos de tales experiencias causan un profundo impacto en la visión del mundo del individuo, sus convicciones espirituales, sus definiciones de comportamiento "correcto" y su confianza en el futuro. Creo que el potencial que esta conjunción aporta a los planetas natales es de la maduración, tornando esas funciones más profundas, más sutiles y sabias, así como una aceptación de los límites de la vida que permite una mayor posibilidad de alegría y compasión, porque las expectativas de uno no son ya tan inalcanzables. A través de las experiencias personales de dolor, cada uno se conecta con la raza humana. Este tránsito refleja el final de la infancia y desafía nuestro narcisismo innato. Podemos experimentar tristeza, pesar y duelo por lo que está irremediablemente perdido: en un nivel personal y en esferas como la esperanza, la fe, las creencias religiosas, las aspiraciones espirituales y la confianza en las instituciones legales y religiosas y los sistemas de conocimiento. Plutón en Sagitario acelera la acción de recapacitar y de re-evaluar estas esferas. Pero la presencia de Quirón aquí nos ensena que algunas cosas no pueden asegurarse y que nuestra determinación por sobrevivir puede cegarnos hasta el punto de herir a los otros y a nosotros mismos.

Las peculiaridades del ciclo de Quirón-Plutón

En el ciclo de esta conjunción planetaria aparecen ciertas singularidades que no ocurren en los ciclos de otros pares de planetas. Las conjunciones de Quirón y Plutón tienen lugar, aproximadamente, cada 60 anos. Pero debido a sus órbitas elípticas, las conjunciones sólo parecen tener lugar en cuatro signos del zodiaco: principio de Sagitario, principio de Géminis, principio de Leo y final de Piscis. La presente conjunción en sagitario hace eco de la anterior conjunción en Sagitario en 1752-1753; la conjunción en Leo en 1941-42 repitió la conjunción previa en Leo de 1697; la conjunción en Géminis en 1881-1885 repetía otra anterior en 1642-1643; y la conjunción de 1818-1821 al final de Piscis repetía la de 1579-82. Lo que este patrón puede significar con relación a la evolución del colectivo se me escapa; pero es un patrón muy sucinto como si solo experimentáramos el desafío, el sufrimiento y el potencial de sanación a través de esferas muy particulares. No podemos asegurar que acontecimientos de un tipo claro y concreto, fácilmente conectados con el significado de los dos planetas, tengan lugar bajo cada conjunción. De hecho, tenemos que admitir que, contrariamente a la expectación popular, nada especialmente tremendo "aconteció" en el amanecer del milenio, excepto la exuberancia irracional del Nasdaq, algunas fiestas muy excitantes y una sensación general de desilusión porque no se acabó el mundo. En este momento, sin embargo, nos estamos enfrentando a retos morales y espirituales que afectan muy poderosamente tanto a individuos como al colectivo.

El ciclo de la conjunción durante el siglo 20

La investigación histórica puede, no obstante, darnos algunas a veces pistas, aunque no respuestas. Una breve exploración de la anterior conjunción de Quirón - Plutón podría ser útil a este efecto. Quirón entró en Leo en Octubre de 1940. Se unió a Plutón en conjunción exacta, a 4o de Leo, en Julio de 1941. Aunque solo hicieron una conjunción exacta estuvieron en orbe de conjunción, inicialmente fuera de signo, durante la segunda mitad de 1940, y continuaron en orbe durante el verano de 1942. Durante la fase más cercana de esta conjunción los japoneses bombardearon Pearl Harbour y Hitler invadía Rusia con el resultado de la debacle de Stalingrado y la pérdida de millones de vidas de alemanes y rusos. La conjunción Quirón-Plutón se situó exactamente en el MC natal de Hitler a 4o de Leo e hicieron conjunción a su Saturno en la casa 10 - quizá reflejando una activación del arquetipo leonino del dominio y la grandiosidad imperiales y el derecho divino de los reyes como un modo de supervivencia, pero también con raíces oscuras que se alimentaban de los agravios, hace tiempo olvidados, de antiguos conflictos Teutónico/Eslavos del pasado. La mitología de una raza superior destinada a gobernar el mundo quizá pertenece también al arquetipo leonino, y fue adoptada por mucha gente en muchas naciones, como se podrá recordar, durante el tiempo de la conjunción. Se trataba del espíritu de la época y no, meramente, la creación de un austríaco loco con un bigote gracioso; y el sonido de las botas militares podía oírse tanto en América y Gran Bretana como en las calles de Berlín. Sir Oswald Moseley y George Lincoln Rockwell no habían sido exportados de Alemania. Pertenecían a su tierra. Las conjunciones por tránsito de los planetas exteriores reflejan algo que está ocurriendo en la psique colectiva, lo que significa que ocurre en el interior de cada uno de nosotros. Hasta que no entendamos esto, continuaremos buscando respuestas a la barbarie en individuos aislados que, aunque los juzguemos malos, nunca hubieran ostentado tal poder psicológico sobre tanta gente, a menos que fueran portavoces de algún espíritu de la época que se movía en las profundidades de todos nosotros.

Cuando Quirón y Plutón se encuentran un antiguo mecanismo de supervivencia, enraizado en la memoria de heridas ancestrales, se activa, algunas veces de forma bastante salvaje. También, quizá lo más importante, es invocado el tema de la víctima propiciatoria - conectada peculiarmente con Quirón. Esto se jugó, durante la conjunción exacta de 1941, cuando los Nazis establecieron los primeros campos de exterminio y comenzó del sistemático homicidio de "marginados" - judíos, gitanos, eslavos y homosexuales - de un extremo a otro de Rusia y Polonia. Hitler también invadió Yugoslavia bajo esta conjunción de Quirón-Plutón, el 6 de Abril de 1941, según ciertos informes, con el estímulo y el apoyo del Papa Pío XII. Este es un triste y horrible dictamen sobre el líder de una gran institución religiosa, solo revelado - con extrana congruencia - durante la presente conjunción de Quirón-Plutón en Sagitario. Y bajo la misma égida, en Agosto de 1941, nació Slobodan Milosevich, con la Luna en conjunción a Plutón conjunción Quirón en la casa cuatro. Cuando más tarde, en este ciclo particular de Quirón-Plutón, Quirón entró en Leo en 1992-93 y formó una cuadratura aplicativa a Plutón en Escorpio, Milosevich comenzó su política de "limpieza étnica" en Bosnia. Los temas de la conjunción Quirón-Plutón de 1941 han continuado reflejándose, durante los 60 anos entre aquella conjunción y la presente, revelándonos de lo que somos capaces cuando nuestras heridas se convierten en asuntos de supervivencia y se alimentan de lo ocurrido en siglos pasados y, también, apuntan hacia un cambio potencial en la consciencia que podría permitir el perdón y olvidar el pasado.

La primera cuadratura del ciclo de 1941 tuvo lugar con Quirón en Escorpio y Plutón en Leo. Estuvieron en cuadratura exacta solo una vez, a 14o, en Noviembre de 1947. La oposición entre Plutón y Quirón ocurrió entre Quirón en Piscis y Plutón en Virgo. Esta oposición duró mucho tiempo. Quirón entró en Piscis en Abril de 1960. Los dos planetas hicieron ocho oposiciones exactas a 6o durante Julio de 1961 y a 18o en Noviembre de 1965. Urano se vio envuelto en esta configuración en sus últimas fases y Saturno, también se vio involucrado en las dos últimas oposiciones cuando transitaba por el centro de Piscis. Mucha gente ha nacido con estas dobles oposiciones. Es la marca de identificación de un grupo generacional de un tipo particularmente poderoso. Las oposiciones coinciden con el aumento del desasosiego social durante los 60, con el asesinato de Kennedy, con las revueltas de estudiantes y los hippies, y también con el comienzo de la guerra de Vietnam. Generalmente se culpa de los desórdenes de 1960 a la conjunción de Urano y Plutón. Sin embargo los elementos de amargura y desilusión presentes desde el principio, a mi parecer, son característicos cuando Quirón está involucrado. Fue una época en la que los chivos expiatorios, los "marginados", se rebelaron contra lo que experimentaban como estructuras de poder amenazantes para la vida, la política, la sociedad y las instituciones religiosas. Muchos que nacieron bajo esta oposición se sienten víctimas, o arrastran una inmensa amargura por la injusticia de la vida y luchan contra la opresión, algunas veces violentamente, en un profundo e instintivo nivel de supervivencia; y se hacen pocas ilusiones sobre las buenas intenciones de los otros. Muchos de ellos también se sienten impulsados a cambiar el mundo, a limpiar las heridas, a curar la amargura. Quizá sea interesante remarcar que la Princesa Diana naciera durante la primera oposición exacta de Quirón en Piscis y Plutón en Virgo, en Julio de 1961.

La cuadratura final del ciclo de Quirón-Plutón de 1941 tuvo lugar con Quirón en Leo y Plutón en Escorpio. Estuvieron en cuadratura exacta por primera vez a 22/23o durante Noviembre/Diciembre de 1992, y por segunda y última vez a 23o, también en cuadratura exacta, en Julio de 1993. Fue durante este periodo cuando el matrimonio del Príncipe Carlos y la Princesa Diana se rompió; esto es solo un signo superficial de un sentimiento general de dolor y desilusión sobre temas tales como la fidelidad sexual y la lealtad, la promiscuidad sexual y la transmisión del SIDA. Con Quirón otra vez en el signo conectado con el derecho divino de los reyes, la desilusión de todos esos emblemas leoninos en el mundo exterior, era quizás inevitable, y la familia real Británica representó una pequena muestra.

La conjunción de Quirón-Plutón a finales del siglo XIX

Aunque tuvo lugar hace mucho tiempo y tenemos menos asociaciones personales con ella que con la conjunción de 1941, vale la pena mencionar brevemente la conjunción Quirón-Plutón a finales del siglo XIX. Aquí también se repiten los temas del sufrimiento colectivo y un poderoso instinto de supervivencia desatado a través de la búsqueda de un chivo expiatorio - esta vez justificado por el "conocimiento científico". Esta conjunción ocurrió al comienzo de 1880, al comienzo de Géminis - directamente opuesta a nuestra actual conjunción en Sagitario. Durante este periodo la expansión colonial de los poderes europeos (especialmente en África) estaba en su cenit. Quizá ahora encaja espantosamente que, con la actual conjunción en Sagitario, estemos observando el inevitable ramalazo en el que la víctima se convierte en verdugo, en lugares tales como Zimbabwe. También durante la conjunción en Géminis se promulgó el concepto de "razas inferiores" de forma creciente; por supuesto la escalada por la riqueza de materia prima en África se justificó sobre esa base. Doctrinas pseudo-científicas nacidas en la Universidad de Viena y, posteriormente difundidas por toda Europa, proclamaban que algunas razas eran innatamente inferiores, incluyendo no solo a los judíos, si no también a los suizos - porque se creía que su incapacidad para hablar y pronunciar correctamente el alemán culto indicaba un fallo congénito que significaba inferioridad racial. Esta doctrina insidiosa se fue abriéndose paso en la propaganda Nazi, y todavía hay algunos que lo creen. Sin embargo también durante esta época se hicieron grandes descubrimientos en medicina: Koch descubrió el bacilo TB, Pasteur desarrolló la inmunización preventiva contra el ántrax y, desde entonces, se inocula con éxito contra la rabia. La expansión colonial acompanada de la presunción de que el hombre blanco tenía que llevar la iluminación a las "bárbaras" razas inferiores, y las doctrinas de superioridad racial, encierran la expresión destructiva de este Quirón-Plutón en Géminis, lo que equiparaba la supervivencia con el conocimiento científico utilizados contra lo "diferente". Los descubrimientos científicos de esta época contienen el potencial sanador de la conjunción: la enfermedad, en sí misma una "intrusa", solo se puede combatir si se la reconoce y entiende.

La conjunción del milenio

Uno de los temas arquetípicos que se ha activado ahora, con Quirón-Plutón en Sagitario, es el rechazo del extranjero (xenofobia, tanto hacia la gente como a influencias "extranas"). Nuestro impulso compasivo de dar la bienvenida al extranjero desterrado se ve polarizado por nuestro miedo a la destrucción potencial de nuestros propios valores y estructuras sociales por aquellos que no los respetan. Una inmensa entrada de vagabundos se polariza con un aumento de espíritu xenófobo. Sagitario es un signo dual y, a menudo contradictorio, en su moral; es el que dice "Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago" y, al mismo tiempo, el más rápido de todos los signos para percibir y vituperar tal hipocresía en los demás. Por esto el episodio de Mónica Lewinsky fue tan cómico - incluso para los propios americanos. Para ilustrar la singularidad de esta dicotomía sagitariana, me gustaría citar a un hombre que tenía el Sol en conjunción a Júpiter en Sagitario: Heinrich Himmler, que dijo: "Debemos ser honestos, decentes, y leales camaradas con los miembros de nuestra propia sangre, y con nadie más. Lo que le ocurra a un ruso, a un checo, no me interesa en lo más mínimo". Actualmente, el espinoso tema de la inmigración, se está calentando hasta el punto de ebullición en la psique colectiva, y conecta claramente con la conjunción Quirón-Plutón en Sagitario; por otra parte se inflaman miedos reales en individuos que aún guardan antiguas memorias de invasión, destrucción y transformación de su cultura y sociedad por el "extranjero".

Estamos dolorosamente polarizados, tanto fuera como dentro de nosotros. Este antiguo miedo ha estallado en todos los países europeos, incluida la católica Italia, a pesar del evidente descenso demográfico; no obstante, hay resistencia para componer las cifras de la población con los de origen extranjero. La corrección política forma parte de esta extrana constelación en un intento de presentar una posición sin prejuicios; pero tristemente con frecuencia no es efectiva y a menudo tremendamente hipócrita tiende a constelar lo opuesto. Los humanos, en este momento, estamos lastimando mucho a otros humanos; nos sentimos confundidos y desconcertados cuando nos descubrimos capaces de sentir prejuicios y odio ciegos; e igualmente confundidos y desconcertados cuando descubrimos que nuestra compasión y generosidad pueden ser explotadas fría y cruelmente. Líderes políticos tales como Jörg Haider (que nació el 26 de Febrero de 1950, tiene a Quirón a 18o de Sagitario en trígono a Plutón a 17o de Leo), usan métodos emocionales para conseguir el poder, jugando con antiguos miedos atávicos y muchos vituperan tales prácticas; Sin embargo no responderíamos tan poderosamente, a favor o en contra, si no experimentáramos que, en algún lugar de nuestro interior, se están despertando antiguos temores. Más allá de los asuntos económicos subyace un tema más profundo: ?Qué es lo más justo que se puede hacer? ?Cuál es la profundidad de nuestros principios religiosos? La credulidad y el cinismo luchan en nuestro interior, privándonos de claridad de pensamiento y de acción, y socavan la confianza en nuestra propia decencia.

Bajo Quirón-Plutón, nuestros oscuros secretos colectivos no pueden seguir guardándose ya; estallan a borbotones a la vista del mundo. Los escándalos en la política nos están forzando a reconsiderar nuestros valores. Películas como Erin Brokovich nos presentan el tema del poder, o la falta de poder individuales para desafiar a la irresponsabilidad destructiva de las grandes companías e instituciones, pero también revelan que, aún teniendo éxito, no podemos curar lo que se ha destruido irremediablemente. ?Y mientras tiramos piedras sobre otros, dónde está nuestra connivencia? El dinero como compensación no resucitará a los muertos, no erradicará los horrores del pasado, no se acercará a las raíces del dilema; todavía tenemos que descubrir esto en la bruma de nuestro renovado fervor de llevar nuestra miseria a los tribunales de justicia y cambiarla por dinero en efectivo. La comunicación, ahora global e instantánea, puede usarse como un medio, no sólo para revelar la verdad y aliviar el antiguo sufrimiento, si no también para inflamar antiguos agravios: la transformación de la víctima en verdugo. Sabemos, desde una perspectiva psicológica que quienes han cometido crímenes contra "marginados" generalmente experimentan en sí mismos de forma dolorosa, irrevocable e incurable al "diferente". ?Debemos vigilar internet para desterrar a grupos de "odios" compartidos, o debemos hacer honor a nuestra creencia de que la libertad de expresión es uno de los pilares de una sociedad democrática? ?Pondremos en la picota a una nación que ha elegido democráticamente un líder de extrema derecha, mientras perdonamos los excesos, igualmente repelentes, de la extrema izquierda? La publicación del acuerdo del Papa Pío XII con Hitler es adecuada para Quirón-Plutón, en el momento en el que el actual Papa ha visto la conveniencia de ofrecer disculpas por los pasados errores de la Iglesia. No sorprendería que mucha gente se cuestionara la sinceridad de estas disculpas y la integridad moral de la institución que las ofrece; y, una vez más, volvemos a las dolorosas preguntas y a la desilusión que acompana a esta conjunción de Quirón y Plutón en Sagitario. Y, finalmente, nuestro dolor parece obligarnos a cuestionar en vez de exterminar ciegamente.

Lo que es importante para nosotros, como individuos, es el modo en que estos factores operan en el interior de cada uno. Todos tenemos nuestro conflicto con lo que es extrano, y podemos identificarnos tanto con el extranjero como con el nativo, la víctima o el verdugo. Necesitamos evitar el proyectar este conflicto fuera y tratar sus implicaciones interiormente. De otro modo simplemente las resolvemos firmando peticiones extremistas contra la inmigración, o peticiones contra los extremistas de derecha, sin haber aprendido nada en absoluto sobre a donde nos pueden llevar los extremos. Quirón-Plutón despierta antiguas heridas que nos hacen polarizarnos de un modo sumamente emocional, porque recordamos, en nuestra sangre y huesos, las heridas centenarias que no pueden curarse.

Milosevich, como he senalado, nació bajo la conjunción en Leo; él encarnó su dimensión más devastadora perpetrando en otros lo que él y su pueblo habían experimentado en sí mismos. Sin embargo mucha gente nacida bajo esta conjunción ve muy claro el potencial destructivo inherente a seguir alimentando agravios pasados y se compromete profundamente en el campo de la sanación y la ensenanza. Esta es la cara positiva de Quirón-Plutón. No obstante el sanador o la sanadora esclarecidos pueden también sufrir o ser víctima de fuerzas más allá de cualquier control individual. Los buenos también pueden formar parte de las bajas en una guerra, interior o exterior. Quirón-Plutón nos da la oportunidad de ver nuestro propio mal como colectivo, de sumergirnos profundamente en el veneno de nuestras antiguas heridas y encontrar una nueva perspectiva que nos permita hacer las paces con la naturaleza imperfecta de nuestra herencia humana. Perdón y humildad son esenciales para esta conjunción y, desgraciadamente, las necesitamos ahora; sin estas cualidades, aunque sea en pequeno grado, nos polarizamos y nos encontramos poniendo en práctica la barbarie, de una forma u otra, sin conciencia ni reflexión morales. Podemos muy bien sentir amargura por la injusticia o por la corrupción de la ley, o por nuestros políticos, o nuestras instituciones religiosas. Podemos sentirnos furiosamente frustrados por la búsqueda infructuosa de los criminales de guerra serbios, o los juicios interminables a rufianes de todo tipo que salen libres porque la habilidad de un abogado prueba ser más poderosa que la verdad a voces. Podemos a veces abandonar la esperanza por Palestina, por Kosovo, por Irlanda del Norte, por Ruanda, por Chechenia, por Sierra Leona. Posiblemente nos desilusionemos por todas estas cosas porque a pesar de nuestros mejores esfuerzos deberemos hacer concesiones compromisos, sin encontrar soluciones, y los muertos no resucitarán. Sin embargo tenemos que encontrar una forma de vivir con estas cosas y conservar nuestra fe en aquello que definimos como el bien supremo.

Incluso los astrólogos a menudo no quieren considerar estos temas; llegan sin invitación, personal y colectivamente, cuando Plutón y Quirón están en aspecto y entonces se nos imponen. En los círculos "New Age" no se habla frecuentemente de estos temas porque se consideran "negativos" y poco "espirituales". Estamos pensando ahora más que en 1941, y quizá más que en 1883, cuando nos arrogamos nuestra superioridad racial. En el presente tenemos, quizá, un poco más de conciencia que en las anteriores conjunciones de Plutón-Quirón. El vagabundo, el chivo expiatorio, el sanador herido, el dolor sanador, son los temas de Quirón. La supervivencia, la lucha contra la muerte, el fin de lo que ha perdido su utilidad, la limpieza del pasado, la desesperada necesidad de una nueva visión del mundo: estos son los temas de Plutón. No es esta una conjunción jubilosa, no obstante puede liberarnos mucho en nuestra vida personal y como colectivo. El mito de Quirón interesa por su aceptación final de la muerte, porque ya no puede soportar más su dolor como inmortal. Quizás, bajo esta conjunción, necesitamos renunciar a nuestros suenos infantiles de inmortalidad, de que un Estado benefactor y divino cuide de nosotros, o creer que, tanto en nuestras vidas personales como en el mundo exterior, la bondad se ve reconocida y recompensada inmediatamente y la maldad castigada. La sanación por Quirón-Plutón viene con una mezcla misteriosa de duro realismo y profunda compasión: aceptando el mundo tal cual es al mismo tiempo que evitamos la amargura, la resignación pasiva, y adoptar la posición de la víctima. Este es, creo yo, el significado más profundo de la conjunción Quirón-Plutón y lo que actualmente nos ofrece.

lotos George Harrison murió el jueves, 29 de Noviembre de 2001 en Los Ángeles, a las 13.30 hora local.

1 Como se sabe, hay mucha confusión sobre la hora de nacimiento de George Harrison. De acuerdo a Taeger's Internationales Horoskope Lexikon, Harrison nació el 25 de Febrero de 1943 a las 00.05 locales (23.05 GMT del día 24), en Liverpool. Taeger clasifica esta fecha como Grupo 2P, lo que significa que es altamente fiable porque es una afirmación autobiográfica. Esta es la carta que he utilizado arriba. Sin embargo, de acuerdo a Frank C. Clifford in British Entertainers: The Astrological Profiles (Flare Publications, London, 1997), Harrison en una entrevista con Tashi Grady en Billboard, aseguró que su astrólogo había rectificado su carta a 23.52 hora local, o 22.52 GMT, dándole el Ascendente a 0o de Escorpio. El Ascendente progresado para esta hora de nacimiento estaría a 7o de Sagitario, por tanto la conjunción de Plutón-Quirón estaría en oposición todavía a su Saturno progresado.

Atrás

Traducción al espanol: Mayte Ruiz Lerma

Posiciones actuales de los planetas
22-Dic-2014, 09:14 TU/GMT
Sol0Capricornio25'56"23s26
Luna4Capricornio41'21"18s26
Mercurio8Capricornio17'46"25s13
Venus14Capricornio39'59"23s44
Marte13Acuario31'43"17s56
Júpiter22Leo19'37"r14n50
Saturno29Escorpio51'33"18s14
Urano12Aries34'11"4n21
Neptuno5Piscis10' 9"10s18
Plutón12Capricornio49'55"20s39
Nodo real16Libra12'53"r6s23
Quirón13Piscis28'45"2s10
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad
WWW.ASTRO.COM es uno de los portales de astrología más importantes y ofrece muchos servicios gratuitos a través de esta disciplina. www.astro.com es uno de los sitios pioneros de astrología en la web en ofrecer interpretaciones de horóscopos de altísima calidad de astrólogos líderes en el mundo como Liz Greene, Robert Hand y otros autores, muchos horóscopos gratuitos e información extensiva sobre la astrología para principiantes y profesionales.
Homepage - Horoscopos Gratuitos - Astro Compras - Comprendiendo Astrología - Ephemeris - Personas y Autores - Mi Astro - Preguntas Directas Atlas - Sitemap - FAQ - Foro - Contacto