Resena: "La Oscuridad del Alma"

Por Liz Greene

Revisado en inglés por Karin Hoffmann.

No podíamos esperar menos de Liz Greene: un fascinante y completo libro que explora la psique humana con buena base astrológica y psicológica. Un libro que aparentemente trata sobre “los otros”, sobre psicópatas, dementes y chivos expiatorios pero que a la vez el lector puede sentir que también le concierne al o ella ; lo que lo convierte en sumamente personal.

En sus tres partes – transcripciones de seminarios que impartió en el Centro de Astrología Psicológica CPA- Liz Greene explora astrológicamente estados extremos de la psique.

Primera parte: El Psicópata

¿Cuales son las características de un psicópata?. ¿Cómo se vuelve una persona psicópata?. ¿Existe en cada uno de nosotros un psicópata potencial?. ¿Que marca la diferencia?.

Empezando por una perspectiva general y llevándonos a una más particular la autora explora los indicadores psicológicas y astrológicas que comúnmente se asocian al comportamiento psicopático. Tras una detallada explicación de la definición clínica de psicopatía, Liz Greene examina diversos ejemplos de personas consideradas psicópatas. ¿Que tienen en común, Timothy McVeigh, Charles Manson, Slobodan Milosevic, Dr. Mengele y “Los Asesinos de Moors”?.

¿Podemos ver la psicopatía en un horóscopo?.

The Dark of the Soul
Este libro (en inglés) puede ser pedido en:
www.midheavenbooks.com

Por ejemplo resulta fascinante que la Luna y/o Venus jueguen a menudo un papel dominante en las cartas de personas que suelen considerarse psicópatas. De hecho, hay un predominio del elemento agua en las cartas de innumerables supuestos e insensibles psicópatas de sangre fría. ¿Sorpresivo?.

Desde un punto de vista psicológico es evidente que estas personas tuvieron en el pasado muchas dificultades para manejar su fuerte sensibilidad y emociones; de manera que para no sentirlas les resultó mas sencillo cerrarse a ellas y guardarlas herméticamente. Sin embargo, encontraron otras formas de canalizar su lado acuoso: usar su fuerte capacidad empática para deslizarse dentro de la piel de sus victima , localizar sus debilidades y miedos y sacar partido de ello implacablemente; algo que al psicópata le parece simplemente devolver el golpe, como una venganza por sus propios sentimientos heridos.

Así pues, todo el mundo con énfasis en agua es un psicópata? O:

¿Que marca la diferencia?.

En su investigación de personas que habían sido consideradas psicópatas, Liz Greene busca indicaciones que distingan las trayectorias de este tipo de personas de las consideradas corrientes.
La comparación de las cartas de los supuestos psicópatas y las de los “completamente normales” asistentes al seminario muestra que el horóscopo puede indicar con que asuntos tendrá que tratar una persona en el curso de su vida aunque no indica ni como se manifestara ni en que nivel concreto. El horóscopo no muestra si una persona se convertirá en un psicópata o no.

Una acumulación de ciertas señales astrológicas puede señalar estructuras o patrones psicológicos difíciles que pueden sugerir una tendencia hacia la psicopatía (enfermedad del alma). Sin embargo las señales astrológicas por si mismas no bastan para reconocer el potencial de convertirse en un psicópata o para explicar tal desarrollo de estos “padecimientos del alma”. Como siempre, el ambiente, la socialización, los modelos familiares, y la historia juega un importante papel y no el único, ya que también afectan el nivel de conciencia y el libre albedrío.

E incluso para los experimentados astrólogos psicológicos que considerarían esto como algo evidente, es realmente importantes que se recuerden que esto es así ciertamente pues es demasiado tentador querer encontrar “la enfermedad” en el horóscopo, especialmente cuando se trata con semejantes estados extremos de la psique. No obstante, la carta sí puede ayudar a entender mejor las estructuras internas y las pautas de la personalidad una vez que tales estados ya se han manifestado.

Parte 2. Salud Mental y Locura

¿Que es normal? ¿Acaso no somos todos un pequeño loco?

A pesar de las tendencias políticamente correctas de la psicología Liz Greene utiliza explícitamente la palabra locura. En este capitulo del libro la autora explica , descrito a través de mitos que explicarían los diferentes tipos de locura, un fenómeno del que la mayoría de nosotros preferiría mantenerse lejos,. En tiempos antiguos se pensaba que la locura era enviada por los dioses como castigo hacia la persona que habría despreciado o desatendido sus deberes con respecto a ellos. Aunque esta visión en un primer momento nos pueda parecer anticuada pronto se actualiza cuando miramos a los “dioses” como “dioses dentro de nosotros”, los dioses que son parte de nuestra propia alma. Todas estas partes nuestras quieren que sean reconocidas, por lo que si desatendemos alguna de ellas tendrá “un ataque de locura” o se mostrará de maneras que ya no consideraríamos normal.

En psicología moderna y con el descubrimiento del Inconsciente los dioses fueron desterrados al interior de la psique. Podemos verlos como patrones arquetípicos en los cuales la locura se manifiesta.

¿Sabía usted , por ejemplo, que la locura de Dionisos, puede resultar de la negación de lo irracional, del caos, y de la imaginación?. Es el resultado de la supresión de esta potente fuerza vital que acaba estallando y tornándose destructiva y con la que concurren manifestaciones de exceso, éxtasis, pérdida de límites personales e intensidad de sentimiento. Astrológicamente se relaciona con Neptuno, Júpiter y Saturno . Estructura y Caos en conflicto.

De la misma manera, Afrodita se venga de todos aquellos que han negado o suprimido la pasión castigándoles con el padecimiento de una autodestructiva obsesión amorosa. Los indicadores astrológicos serían aquí Venus, Plutón y posiblemente Neptuno.

En este mismo capítulo también nos explica extensamente como Hera, Artemis, Urano y algún que otro dios castigarían el desprecio hacia ellos con la locura .

Queda claro que los diferentes desordenes de la personalidad (o las enfermedades mentales diagnosticadas) son manifestaciones desmesuradas del temperamento innato individual que el Yo o el Ego no puede contener – o no ha podido nunca- . El maltrecho Yo resuena con las “locas” estrategias para manejar estos energías internas. El Ego no puede contener y dirigir estas energías, esta desamparado y a su merced. Liz Greene compara el Ego en esta situación con la lucha en un partido de fútbol entre fuerzas opuestas que le zarandean de un lado a otro .

Sin embargo, el relativamente fuerte y estable Ego sí que tiene la capacidad de aplacar los dioses internos y de usar sus poderes constructivamente. Ciertamente merece la pena trabajar para conseguir este estable Ego.

Es interesante que Liz Greene considere la crisis como un potencial de descubrimiento. Las rígidas estructuras que contienen un potencial para el cambio y la sanación del yo colapsan y caen. Podríamos por tanto considerar la crisis como una transitoria forma de locura.

La locura de los otros puede ayudarnos a alentar ciertas reflexiones sobre nuestras propias locuras e insanias y nuestra propia locura cotidiana.

Parte 3. El Chivo expiatorio

En la tercera parte del libro Liz Greene declara que el que “alguien se convierta en un chivo expiatorio (..) es un problema universal”. El chivo expiatorio es parte de cada mitología y de cada cultura moderna y antigua. Explica que en las llamadas sociedades primitivas el ritual del chivo expiatorio es parte del marco religioso que apunta a la renovación cíclica de la sociedad a través de la purificación ritualizada de los pecados.

De nuevo Liz Greene se acerca al tema desde una perspectiva arquetipal y mitológica seguidas de reflexiones sobre el significado individual y colectivo en nuestras propias vidas. De nuevo estamos tratando con antiguos impulsos o patrones que pueblan la psique individual y colectiva. Todos nosotros llevamos en nuestro interior elementos del chivo pero algunas personas se identifican mas que otras. Patrones astrológicos o constelaciones pueden ayudarnos a entender porque una persona o una nación se convierte en chivo expiatorio o en su contrario, el perseguidor.

Mientras que en tiempos antiguos ser un chivo expiatorio solía ser una tarea sagrada en nuestro moderno mundo hemos perdido esta conexión y solo asociamos sufrimiento a este papel. En mitología, el chivo expiatorio – y la palabra puede ser tomada literalmente ya que era realmente una cabra que era sacrificada o mandada al desierto- jugaba un importante papel porque asumía los pecados de todos y los reparaba en su nombre como un representante . En la cultura Cristiana este concepto es representado por Cristo que hizo suyos los pecados del mundo y muere en nuestro lugar. Por lo tanto el chivo expiatorio suele ser tanto sagrado como impuro. Es un vehículo para la sanacion. ¿ Hay quién lo vea así hoy dia?.

La mayor parte del tiempo los chivos expiatorios son los otros, estos que no se ajustan a las normas actuales, que son diferentes y que se desvían del colectivo por algún rasgo o peculiaridad. Esta originalidad o unicidad quizás consiste en ser del país o forastero, en enfermedad física o psicológica, en locura o poderes mágicos. El símbolo astrológico para el Ser Unico es el Sol. Tendemos a buscar el chivo expiatorio fuera de nosotros porque inconscientemente sentimos que en nosotros vive un chivo expiatorio o un perseguidor. Los chivos expiatorios son muy comunes en áreas como la raza, la clase social, la religión o la sexualidad, en un nivel psicológico, por ejemplo, los criminales, que se han convertido en chivos expiatorios haciéndose cargo de la sombra proyectada del colectivo. Son los excluidos.

Liz Greene aborda extensamente el chivo expiatorio como un complejo psicológico y llega a la conclusión de que cuando confrontamos al chivo expiatorio nos encontramos con nosotros mismos en un cuarto de espejos. El chivo expiatorio siempre se relaciona con partes de nosotros mismos que consideramos “malas” por lo que no queremos tener conciencia de ellas como aspectos propios. Es más fácil proyectarlos fuera en alguien.

La astrología del Chivo expiatorio

Tomando a Slovodan Milosevich como ejemplo Liz Greene muestra que factores astrológicos juegan un papel en el desarrollo del complejo del chivo expiatorio. Milosevich se encuentra en el doble papel del chivo expiatorio. Por una parte, se convierte en el perseguidor (en Kosovo) de todo aquel que no fuera serbio y por otra, exactamente por hacer esto mismo, él es el chivo expiatorio de las naciones occidentales y de USA.

Se encuentran como principales significadores a Saturno, Quirón y Plutón y hasta cierto punto Neptuno y Urano. A menudo están en aspecto con el Sol y la Luna y los planetas personales. Esta personalidad es especialmente receptiva al Zeitgeist 1actual que están simbolizados por los planetas exteriores. La gente con aspectos duros entre el sol y saturno por ejemplo pueden tender a considerar la opinión del colectivo sobre sí mismo muy seriamente. Esto puede llevar a temer o a no ser lo suficientemente bueno, una parte central del complejo del chivo expiatorio.

Si un complejo se apropia del control de la psique este se sirve del horóscopo y lo usa para sus propios fines y la manera en que el signo, los aspectos y las casas se expresan están coloreados por este patrón arquetípico. No es el individuo quien esta en el centro de las cosas sino que el complejo determina lo que ocurre.

El significado de la conciencia

Cuanto más conscientes seamos del tema del chivo expiatorio – tanto individual como colectivamente- mas probablemente seremos capaces de encontrar expresiones creativas para el complejo, como por ejemplo, siendo un protector en lugar de una victima . Cuanto menos conciencia tengamos más indefensos estaremos y más a disposición del complejo. Liz Greene recomienda que encontremos maneras de trabajar con el complejo del chivo expiatorio a fin de encontrar maneras de trabajar con el complejo para que su significado sagrado original pueda una vez mas resurgir. No podremos liberarnos del complejo pero podremos tratar con el de formas creativas. Aceptando conscientemente la tarea sagrada del chivo expiatorio nos podremos reconectar con lo divino.

Conclusión

Las tres partes del libro son fascinantes de leer y para mí personalmente el más importante mensaje es que aunque sea más fácil ver al loco, al malo y lo indeseable en los otros esto no es mas que un reflejo de nosotros mismos. Ahora ¿cómo puedo tratar con el hecho de que yo tengo en mi carta indicadores astrológicos de psicópatas, locos y chivos expiatorios o perseguidores en mi carta?. ¿Qué marca la diferencia entre ellos y yo? ¿Es tanta al final? .

Un libro que ofrece muchos descubrimientos astrológicos y psicológicos sobre el lado oscuro del alma. Un libro que plantea preguntas no tan difíciles de contestar. Un libro que hace pensar sobre nosotros mismos. En mi opinión merece la pena enfrentarse con la oscuridad del alma.

Reseña de Liz Greene:
The Dark of the Soul.
Psychopathology in the Horoscope ( La Oscuridad del Alma . Psicopatalogía en el horóscopo)
CPA Press.
Traducción al Español:
Marga Ibáñez

Este libro (en inglés) puede ser pedido en:
www.midheavenbooks.com

 

Posiciones actuales de los planetas
1-Oct-2014, 06:07 TU/GMT
Sol7Libra59'48"
Luna0Capricornio49'18"
Mercurio1Escorpio39'42"
Venus1Libra43'39"
Marte11Sagitario51'40"
Júpiter15Leo58'13"
Saturno20Escorpio32'17"
Urano14Aries46'51"r
Neptuno5Piscis20'54"r
Plutón11Capricornio0'49"
Nodo real19Libra17'56"
Quirón14Piscis20'48"r
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad
Loading