Viviendo con Plutón (II)

Entrevista con Liz Greene, por Nicholas Campion

El artículo original apareció en la revista astrológica americana “The Mountain Astrologer”(Dic/Ene 2002), cuya edición todavía está disponible en su página web: www.mountainastrologer.com

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4

Nick Campion: Desde la segunda guerra mundial, nuestra entera experiencia astrológica de Plutón, estuvo coloreada por el largo sextil con Neptuno; hace unos años, Neptuno y Plutón entraron en Acuario y Sagitario respectivamente. En ese momento, en la conferencia AA en 1997, tu señalabas que Plutón en Sagitario también coincidía con el comienzo del Renacimiento a mitad del siglo XVIII y en Relaciones, tu hablas de cómo cada comienzo de una nueva era presenta sus héroes. Mencionas a Goethe, Swedenborg y otros, como a los héroes que produjo ese período.[8] ¿Tienes alguna idea sobre cuáles pueden ser los héroes actuales de esta era o cómo podrían ser?

Liz Greene: ¿Quizá como Buffy, el Vampiro Asesino?

Nick Campion: Sí.

Liz Greene: ¿Crees que es una broma?

Nick Campion: No, has puesto el dedo en la llaga; la fascinación por la oscuridad y los misterios en la televisión, desde Buffy a Expedientes X y todas sus secuelas.

Liz Greene: Hay mucha sabiduría en Buffy. El reino Plutoniano retratado en la serie es principalmente demoníaco, lo cual es una perspectiva muy estrecha. Sin embargo, la forma en que el reino Plutoniano se entreteje con la vida ordinaria, hace que el programa sea muy original. Es una de las formas de intentar trabajar con esta clase de cosas. Hay una aceptación de que forman parte de la vida. Así que tenemos la absurda yuxtaposición de vampiros irrumpiendo en los gimnasios de una escuela secundaria americana, lo cual es precisamente, lo que sucede con Plutón. No es algo “distinto” que se debe desenterrar. Está por doquier. Como una vez lo hicieron los cuentos de hadas, esta clase de programas sirve a algún propósito psíquico. Por eso la gente los ve: Presentan patrones internos de una forma digerible, interesante y divertida y uno no se da cuenta que brindan soluciones al mismo tiempo que entretienen. Son un equivalente moderno a los cuentos de hadas. Sin embargo, últimamente no he visto muchos héroes modernos.

Nick Campion: Es difícil, ¿no es así?, porque vivimos en una época antihéroe.

Liz Greene: Definitivamente. No creo que nuestros héroes por el momento vayan a ser algo reconocible, no con Neptuno y Urano en Acuario. No nos gustan los héroes, son políticamente incorrectos. Tenemos que encontrarlos en películas, en novelas y en la televisión.

Nick Campion: ¿Qué pasa con la generación “Yo” con Plutón en Leo? ¿Hay algo que dice “Como yo también puedo ser un héroe no voy a reconocer tu heroísmo?”

Liz Greene: No, creo que son los que han creado series como Expedientes X y Buffy. Todos ellos son gente con Plutón en Leo. La forma de participación de la generación de Plutón en Leo, en la supervivencia de la naturaleza, esa determinación de que la vida continúe a pesar de todo, es confirmar el poder creativo individual. Y siguen haciéndolo. Lo hacen de manera diferente a la gente con Plutón en Virgo, en Libra o en Escorpio. Las distintas generaciones, a medida que Plutón cambia de signo, describen o rotulan la manera en que el instinto de supervivencia (esa parte individual de la crudeza de la naturaleza) se activa cuando la suerte está echada y la personalidad individual ya no es relevante o queda avasallada. Entonces, aparece Plutón.

Nick Campion: ¿Tienes alguna idea de cómo se está manifestando la generación Urano-Plutón?. Son los que nacieron durante la era hippy y recuerdo la desilusión en los setenta, cuando todo el mundo decía, “La era de los hippies no llegó a nada”. Pero por supuesto, los hippies tuvieron hijos.

Liz Greene: Sí.

Nick Campion: Y aquellos niños están ahora en su cuarta década. Los Punks se están convirtiendo en abuelos. Supongo que los identificamos como la “generación de la informática”.

Liz Greene: Están al final de su tercera década. Todavía no han atravesado la oposición de Urano. Sí, son la generación de la informática, pero creo que también están muy relacionados con los grandes temas de los 60, intentar volver a la naturaleza, los productos y los ciclos naturales y la armonía con la Tierra. No eran tanto anti tecnología como anti industrialización y este tema proviene realmente, del grupo Urano-Plutón. Toda la conciencia que ahora se tiene acerca la alimentación y el movimiento pro comida orgánica, proviene realmente de esta generación. Esto es lo que están logrando en términos mundanos y todavía no han terminado. Todavía ni siquiera ocupan posiciones de autoridad que se espera ocupen al final de su cuarta década, principios de la quinta, cuando la gente alcanza altos cargos en el gobierno. Aún, tenemos que ver que más pueden hacer.

Nick Campion: Y les siguen atrás los jóvenes que ahora tienen veinte, que son los que nacieron con la conjunción Saturno-Plutón en Libra, que imagino son los que protestan contra el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio.

Liz Greene: Sí.

Nick Campion: El ciclo Saturno-Plutón está también relacionado con la independencia de la India y de Israel en los 40. Dos antiguas culturas, los hindúes y los judíos, lograron restaurar sus Estados. ¿Percibís que los individuos con Saturno-Plutón transmiten una influencia arcaica similar?

Liz Greene: Creo que acarrean una larga historia o son concientes de su largo pasado. La conciencia histórica no es un ingrediente común en la visión del mundo de mucha gente. Muchos se las arreglan muy bien sin ella. Saturno-Plutón realmente parece reflejar una conciencia de esta historia mucho más larga que se vuelve al pasado a través de ciclos, a través de las muertes y renacimientos y metamorfosis. Parte de la gran fuerza potencial que tiene, es un conocimiento instintivo de la relevancia de la historia y del hecho de que cualquier cosa que se construya, históricamente, un día morirá.

Nick Campion: Esta idea, de que cualquier cosa que construyas un día morirá, apunta al concepto de apogeo y decadencia de las culturas, de acuerdo con las eras astrológicas. En “Relaciones Humanas”, hablas de la Era de Acuario, como Dios o los dioses, están ahora dentro nuestro y no ya en el exterior y la ciencia es una manifestación acuariana.[9] Creo que podríamos considerarte una humanista, porque ahora somos el centro de todo. También, existe el concepto de la relatividad cultural, implícita, quizá, en todo el pensamiento de la Nueva Era, reivindicando que cada era tiene su versión de la verdad y ninguna es superior a la otra.

Liz Greene: No creo que las eras astrológicas sean en este sentido más o menos reales que cualquier otra cosa. Pero sí parecen existir momentos claves, en términos de cómo los seres humanos definen el Bien Supremo o cualquier otra manera en que se refieran a Dios y la forma en que expresan en acciones esas percepciones. Por lo tanto, no creo que una edad sea mejor que otra, en el sentido de estar más cerca de la verdad. En el mundo antiguo, los dioses eran percibidos como seres que estaban "en otro lugar" e intervenían en la vida humana. Ahora, nos esta costando mucho definir a los dioses de esa manera. Esto quizá no implique, necesariamente, una mayor conciencia de la verdad. Sólo es lo que ahora percibimos como real. Fragmentamos y desintegramos la atribución de la divinidad en algo que está “allí afuera” y a la que le rezamos. Esta desintegración parece causar muchos problemas, ansiedad y la sensación de amenaza y la respuesta es la constelación de lo opuesto, el fundamentalismo rígido. Esta es la visión de Prometeo, en la cual los seres humanos son el alfa y el omega, todo se asienta en nosotros.

Preguntar si esto es verdad o no, es erróneo. Es aquello con lo que vivimos y con lo que vamos a convivir por un largo tiempo. Haremos un gran alboroto al respecto, porque provoca una gran arrogancia. Con cada cambio en la percepción de la divinidad, perdemos algo. Ganamos una nueva percepción y perdemos algo precioso. Parece ser más una cuestión de si podemos conservar lo que es de valor de la antigua percepción, mientras que, al mismo tiempo, nos permitimos concebir una nueva, en lugar de trazar una línea y decir “fuera lo viejo”. La Cristiandad intentó expulsar cruelmente la visión pagana del mundo y creo que pagó un precio terrible por la exclusión de lo que la antigua visión tenía de valor. Ahora nosotros, estamos en la misma posición.

Nick Campion: Entonces, cuando tu escribes en Astrology for Lovers(Astrología para Enamorados) que como individuos siempre estamos transformándonos[10], ¿Crees que la sociedad humana esta también en constante proceso de transformación? De todo lo que acabas de decir deduzco tu neutralidad respecto de esa transformación y de aquello en lo que nos convertimos, lo cual no es necesariamente mejor que lo que éramos antes.

Liz Greene: Podría ser mejor, pero no creo que haya ningún postulado que diga que definitivamente lo será. De haberlo, quizá tenga más que ver con nuestro potencial que con un grandioso designio de la evolución. Es un poco como la vida humana. Para cuando alcanzamos una cierta edad, las experiencias han empezado a volverse cíclicas y empiezas a reconocer ya que has estado antes en ese lugar. Esto puede ser mejor en términos de sabiduría o de ser más hábil para atravesar las situaciones o manejarlas con más creatividad. También, puede volver a la gente más amarga y destructiva, porque se alteran al darse cuenta de que ya vivió esa situación antes. Creo que existe el potencial de una genuina evolución, pero no creo que sea algo dado. Tampoco estoy convencida de que sea un plan. Es algo que realmente podríamos hacer nosotros mismos si fuésemos lo suficientemente inteligentes para manejarlo.

Nick Campion: Me sorprendió tu ataque a los gurúes de la Nueva Era en Neptuno.[11] Precisamente lo encontré muy interesante, porque el mundo exterior clasifica a todos los astrólogos como miembros de la Nueva Era y por lo tanto, un tanto excéntrico que hubiera una astróloga que realmente criticara los excesos de los gurúes.

Liz Greene: Siempre me gustó la frase de John Cooper Powys: “El diablo es cualquier dios que empieza a exigir obediencia”. Cualquier autoridad puede convertirse en diablo, ya sea la “Espiritualidad de la Nueva Era” bajo la forma de un gurú, o la religión ortodoxa, en la persona del Papa, o la ciencia, en la forma de alto poder académico o la política, cuando empezamos a dejar que otros pongan en práctica la capacidad de discriminar por nosotros.

“ Verdad” es una palabra terrible, porque realmente depende del que la pronuncia. Si relegamos la necesidad de luchar individualmente para descubrir lo que entendemos es la verdad, nos comportamos como idiotas. No ataqué realmente a los gurúes por el hecho de serlo. Uno puede convertir a su médico en un gurú. También, se puede convertir al gobierno en un gurú, que fue lo que hicieron los rusos en la era Soviética y lo que mucha gente hace con el gobierno inglés ahora. Se puede convertir cualquier cosa en un gurú, si uno quiere ser un niño que necesita un padre que tenga todas las respuestas. No creo que eso tenga nada que ver con la “Nueva Era”. Creo que tiene que ver con un aspecto de los seres humanos que no quiere hacer el esfuerzo necesario. Fundamentalmente somos criaturas perezosas y la dependencia de los gurúes, es una manifestación de nuestra pereza.

Nick Campion: Hay algo más que tú dices sobre la Era de Acuario en uno de los seminarios de los Planetas Exteriores y su Ciclos.[12] Alguien te preguntó cuando comenzaba la Era de Acuario y tú dijiste. “Por lo que yo sé la Era de Acuario comenzó el jueves pasado”, lo cual resume la ridícula necesidad de algunas personas de absoluta certeza.

Liz Greene: Sí bastante.

Nick Campion: El miembro de la audiencia respondió: “No puedo evitar sentirme decepcionado por lo que estás diciendo”.

Liz Greene: Sí, me ocurre a menudo. Alguien siempre se decepciona si no le doy la respuesta exacta. ¡Oh cielos!

Nick Campion: También, puedes ser candidata a convertirte en gurú.

Liz Greene: Para mucha gente sí. Tengo clientes que intentan convertirme en uno y me desespero, porque sé desde el principio que si alguien con esa mentalidad me pide que le interprete su carta, se decepcionará con cualquier cosa que le diga, porque no será “La Respuesta”. De hecho, trato de evitar ese tipo de clientes.

Nick Campion: ¿Puedes saberlo de antemano?

Liz Greene: Normalmente sí. Presentan un cierto matiz. Si les pregunto por teléfono, “¿Por qué quieres hacerte la carta?” Lo percibo enseguida. A veces, está bien, pero la mayoría de las veces si alguien busca a un gurú, realmente la astrología no se los dará. Buscan una deidad paternal que les haga sentirse seguros y a salvo y les dé todas las respuestas para no volver a sentir miedo nunca más. Aunque siento mucha compasión por la gente que está en ese estado, porque todos lo atravesamos de alguna manera, tratarlo no pertenece al campo de la astrología. La comprensión que ofrece la astrología pasa por otro lado. Apunta a “Siga adelante. Construya una vida y trabaje en ello”. Esta no es justamente una respuesta cósmica. Cualquier astrólogo que brinde ese tipo de respuestas, probablemente, no hace su trabajo de una forma muy realista.

* * *

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4

C 2001 Nicholas Campion - all rights reserved

Nick Campion fue Presidente de la Asociación Astrológica de Gran Bretaña. Estudia astrología desde principios de los 70 y ha enseñando esta asignatura desde 1980 en el Instituto Camden de Londres, la Facultad de Estudios Astrológicos y más recientemente, en la Universidad Kepler. Actualmente, cursa un posgrado en el Departamento de Estudios de las Religiones en la Universidad de Bath Spa, Inglaterra. Nick obtuvo el premio Marc Edmund Jones en 1992, el Premio George Antares en 1994 y el premio Spica 1999 a la Excelencia Profesional. Entre sus libros figuran Mundane Astrology(Astrología Mundana) y The Book of World Horoscopes(El Libro de los Horóscopos del Mundo). Existe información disponible sobre sus libros en su página web: www.nickcampion.com

[8] Liz Greene, Relaciones Humanas, Un enfoque psicológico de la Astrología, Ediciones Urano, Barcelona, 1992.

[9] Ibid., pp. 224-225.

[10] Liz Greene, Astrology for Lovers, London: Unwin, 1986, p. 119.

[11] Liz Greene, Neptuno. Ediciones Urano, 2000.

[12] Liz Greene, Los Planetas Exteriores y sus Ciclos. Editorial Barath, Madrid, 1988.

 

Posiciones actuales de los planetas
30-Jul-2014, 12:32 TU/GMT
Sol7Leo16'55"
Luna16Virgo15'37"
Mercurio27Cáncer5'33"
Venus14Cáncer26' 6"
Marte2Escorpio20'52"
Júpiter3Leo7'48"
Saturno16Escorpio43'13"
Urano16Aries28'47"r
Neptuno6Piscis57'50"r
Plutón11Capricornio39'44"r
Nodo real22Libra4'30"r
Quirón17Piscis3'47"r
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad
Loading