Viviendo con Plutón (I)

Entrevista con Liz Greene, por Nicholas Campion

Liz Greene es una de las astrólogas más influyentes del período de posguerra. Sobre el trabajo de quienes la antecedieron, como Alan Leo y Dane Rudhyar, e inspirada en la psicología del siglo XX, particularmente en los escritos de C.G. Jung, creó la astrología psicológica, enraizada en la comprensión de la psicología como un proceso dinámico más que como la descripción de la personalidad. Empezando con Saturn en 1976 (edición en español Saturno. Un nuevo enfoque de un viejo diablo. Ediciones Obelisco, Barcelona, 1986) y Relating en 1977(edición en español, Relaciones Humanas, Un enfoque psicológico de la Astrología, Ediciones Urano, Barcelona, 1987), ha producido una serie de libros excelentes donde profundiza y elabora su original visión de la astrología como la posibilidad de conocer nuestros potenciales, más que saber quienes somos. Liz Greene tiene un Doctorado en Psicología, así como el Diploma de la Facultad de Estudios Astrológicos(de la que ella es patrocinadora) y es una calificada analista jungiana. Es directora del Centro de Astrología Psicológica que fundó en 1983 junto con el fallecido Howard Sasportas. Para los cursos y seminarios del Centro, ver: www.cpalondon.com

Conocí a Liz Greene en Londres en ocasión de hacer esta entrevista, el 14 de Agosto de 2001. En vista del desastre del 11 de septiembre, sus manifestaciones acerca del Saturno-Plutón Zeitgeist(vocablo alemán que describe el concepto de la cualidad o el espíritu de un período de la historia), toman ahora un tinte profundamente profético.

El artículo original apareció en la revista astrológica americana “The Mountain Astrologer”(Dic/Ene 2002), cuya edición todavía está disponible en su página web: www.mountainastrologer.com

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4

Nick Campion: Para comenzar, Liz, quisiera hablar un poco sobre Plutón, el planeta del momento, especialmente en vista de la actual oposición Saturno-Plutón. He estado leyendo lo que escribiste sobre Saturno-Plutón en tu libro Saturno; afirmas que cuando estos planetas se combinan, “a menudo hay un cuidadoso y deliberadamente organizado movimiento hacia alguna clase de experiencia autodestructiva”[1] Añades que la persona quizá es conciente de esta actividad obsesiva, pero puede no ser capaz de controlarlo. En este momento, yo tengo esta oposición Saturno-Plutón en cuadratura a mi Sol, por lo tanto, estaba pensando “¿Cómo puedo volverme conciente de ello?, de hecho, ¿Cómo se vuelve uno conciente de algo?” ¿Qué experiencias tienes tú con esta posición en lo que se refiere a tus clientes? ¿Ha sido palpable?

Liz Greene: Oh sí muy palpable. No hay mucha gente que no la esté sintiendo de una forma u otra, porque no sólo involucra a los planetas en los signos mutables. También, está actuando por semicuadratura y sesquicuadratura y por lo tanto, involucra igualmente a todos los signos cardinales. Por lo tanto, sí, muchos clientes están empezando a mostrar el síndrome del caparazón de armadillo.

Nick Campion: ¿Quieres decir que están tomando una actitud autodefensiva?

Liz Greene: Esa es una de las posibles reacciones. Creo que es una reacción muy común y probablemente una reacción natural. Saturno se nota de una forma mucho más individual, en tanto que Plutón se siente tan abrumadoramente, que la respuesta inicial es ir hacia Saturno y tratar de defenderse de Plutón. No es que esto sea una equivocación. Es inevitable, es la forma natural de reaccionar. Pero no es necesariamente lo mejor que pueda hacerse. El aspecto actuará de todas formas por sí mismo, pero, en realidad, esto es lo que la gente parece estar haciendo.

Nick Campion: En vista de las respectivas posiciones planetarias, ¿crees que esta oposición Saturno-Plutón tiene una definitiva particularidad Géminis-Sagitario?

Liz Greene: Creo que sí, porque parece que surgen cuestiones relacionadas con la moralidad, así como con el conocimiento versus alguna clase de comprensión intuitiva. Está creando una gran polarización intelectual. Hay ideas que están siendo confrontadas, aunque la forma que toma la oposición Saturno-Plutón puede ser muy concreta en la vida de mucha gente. Con todos los conflictos que parecen presentarse, tanto en el nivel personal como en el colectivo, es la ideología, los sistemas de creencias y los cuerpos del conocimiento, los que se cuestionan, detrás de cualquier guerra que se esté librando.

Nick Campion: ¿Hay en este momento algún ejemplo particular de controversia ideológica al que apuntarías?

Liz Greene: Bien, ¿Qué te parece Irlanda del Norte? Tiene lugar ya hace muchísimo tiempo, aunque no creo que este sea el único relacionado con Saturno-Plutón, pero quizá entre ahora en una nueva fase.

Nick Campion: El sol en la carta de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte(7 de diciembre de 1922) está a 14 grados de Sagitario.[2]

Liz Greene: El sol y el descendente están a cinco grados uno del otro. Existe un día de diferencia entre la carta de la República de Irlanda[3] y la carta del Reino Unido, incluida Irlanda del Norte. Ambas están bajo la influencia de Saturno-Plutón.

Nick Campion: A menudo, existe una completa incapacidad de una parte para ver el punto de vista de la otra. Y hasta para reconocer que existe otro punto de vista. ¿A qué arquetipo crees que corresponde Plutón? ¿No es un poco artificial decir “Este planeta corresponde a este arquetipo y este otro a aquel otro arquetipo?”, como si existieran en compartimentos estancos?

Liz Greene: Si, es artificial.

Nick Campion: Hablaste sobre Plutón en un momento dado, como Lucifer, el ángel de la oscuridad que trae la noche, y hablaste sobre Plutón en algún otro sitio, como femenino y luego también como el arquetipo de la inmortalidad y del interminable ciclo de la muerte y el renacimiento.[4]

Liz Greene: No creo que pueda tomarse un planeta, luego un arquetipo y decir que encajan a la perfección, porque eso sería intentar mezclar dos sistemas simbólicos que nunca encajarán adecuadamente. Probablemente, es mejor ver a los símbolos planetarios como si tuvieran relaciones familiares con una amplia gama de imágenes que combina todas ellas de diferentes maneras. Uno de los arquetipos plutonianos es ciertamente Lucifer. Otro, la Fatalidad. Otro, es Mephistopheles de Goethe y otro, es Kali. Hay todo un espectro de imágenes míticas que pueden ayudarnos a comprender el principio de Plutón. Es casi imposible articularlo, excepto en poéticas metáforas. Hay una vida inteligente en la sustancia misma que parece estar asociada con la fuerza vital en los seres vivos. Es la propia naturaleza o fuerza vital de la naturaleza que sobrevivirá. Y para sobrevivir, por fuerza, debe sufrir permutaciones, cambios, procesos de muerte que destruyen formas que han superado su vigencia, para luego generar nuevas. Experimentamos a Plutón como algo destructivo, entonces, lo asociamos a Mefistófeles. Si lo experimentamos como nutritivo y entonces aparece la Gran Madre. Si lo experimentamos como la Fatalidad, entonces, percibimos la imagen de Moira, el Destino Griego. Necesitamos numerosas imágenes porque lo percibimos de diferentes maneras.

Nick Campion: Plutón fue descubierto en 1930 y los astrólogos, a menudo, hablan sobre la conexión entre el fascismo y la irrupción en la conciencia del arquetipo plutoniano. Es tan fuerte la correlación, que es difícil de ignorar. Pero, ¿crees que desde ese momento el arquetipo de Plutón ha sido más fuerte?

Liz Greene: No creo que se haya fortalecido. Lo que pasa es que tenemos más conciencia de él que antes, como algo que está operando tanto en la sociedad como en la naturaleza, aunque no creo que sea más fuerte. Y aunque sea difícil ignorar el ascenso del fascismo y el descubrimiento de la energía nuclear, creo que debemos ser prudentes, porque los dictadores, los genocidas, las invasiones masivas, los cataclismos y las muertes, siempre existieron. La diferencia es que ahora hay conciencia de este arquetipo de Plutón al que le damos un nombre. Somos más concientes de que opera en el mundo, y esta conciencia quizá, da más lugar a que se use o abuse de él de manera conciente. Esto no lo hace necesariamente más fuerte. Sólo significa que empezamos a incluirlo en lugar de actuario de manera ciega e inconciente.

Nick Campion: En términos de representar, estuve leyendo The Horoscope in Manifestation(La Manifestación del Horóscopo).[5] En un punto dices a alguien en el seminario: “Tú actúas en la obra” y entonces la persona responde: “¿Yo actúo?” y tú dices: “Sí, actúas a Júpiter”. De esta manera ¿Cómo esperas que una persona actúe a Plutón?. ¿Cómo enfocarías a alguien que viene con un fuerte problema plutoniano?

Liz Greene: Empezaría por escucharle y hablar sobre ello, de lo que está sintiendo y experimentando con este problema. Los planetas exteriores pueden sentirse tan abrumadoramente, que, para esa persona, es fácil perder completamente sus límites. Es esto lo que la persona suele padecer durante el curso de los tránsitos de Plutón. Cualquier cosa que le permita a la persona tomar perspectiva, le ayudará inmediatamente. Ya sea que el sentimiento de ser dominado sea interno o externo, es muy importante que la persona sea capaz de decir, “Estoy desesperado, siento que a mí alrededor todo se estuviese muriendo” Es importante tratar de encontrar el terreno de la percepción individual y salir de la sensación abrumadora general. Así que siempre empezaría por preguntar como se siente la persona, antes de empezar a hablar sobre lo que el planeta significa. Lo que ocurre, a veces, es que la gente se desconecta de sus sentimientos porque se atemorizan. He notado que para algunas personas que están bajo la influencia de un tránsito de Plutón, el sentimiento de estar sobrecogido es tan terrible, especialmente si el ego es frágil, que se desconectan. Y luego, empiezan a comportarse como Plutón. Son poseídos por cualquier cosa que esté bullendo.

Nick Campion: ¿Actuar Plutón sería comportarse de manera obsesiva?

Liz Greene: Sí.

Nick Campion: Confronta?

Liz Greene: No confronta necesariamente. Plutón puede ser muy circunspecto aunque insista en su actitud de “Esto es de vida o muerte y tengo que ganar o seré destruido”. Por eso, la gente se comporta, a veces, tan mal. Se involucra en luchas de poder y empieza a manipular o se establece en una situación de víctima de algo muy poderoso. Plutón no es necesariamente confrontativo. Está dentro de un patrón de la naturaleza y es una fuerza que arrasa todo o se convierte en víctima de algo.

Nick Campion: Ponerse uno mismo en la posición de la víctima con relación a la autoridad, parece ser la clásica combinación Sol-Plutón.

Liz Greene: Sí, realmente es una de las manifestaciones clásicas. ¿Te refieres al aspecto en la carta natal o por tránsito?

Nick Campion: Natal. ¿Pero haces diferencia entre los aspectos natales y por tránsito?

Liz Greene: Si, porque si es natal es un proceso continuo. Si es un tránsito sin un aspecto natal, es una experiencia que la persona atraviesa pero quizá, no sea una sobre la cual tenga que construir su vida. Si es natal, es necesario conocer qué dimensión de la vida debe incluir y concientizar. Tiene que establecer alguna clase de relación con ella para vivirla.

Nick Campion: Si alguien tiene una combinación Sol-Plutón natal, puede tenerla bien integrada a su forma de ser, así que cuando tiene lugar un tránsito de Plutón, podría sentirlo menos profundamente que alguien que tiene el mismo tránsito pero sin la posición natal.

Liz Greene: Quizá, no “mucho menos profundo”, pero sí más familiar. El individuo podría decir, “Sí, ya sé esto, pero ahora la potencia es mayor”. Mientras que si no hay un aspecto natal diría, “¿Qué es esto?”. Ayuda mucho tener un aspecto de Plutón con el ascendente, el Sol, la Luna, Mercurio, o tenerlo en una casa angular, porque cuando tiene lugar un tránsito de Plutón, ya existe la percepción de la dimensión plutoniana de la vida. Esto requiere que el ser humano acepte que en la vida opera algo mayor a sí mismo. No se puede manejar la energía plutoniana sin admitir esto. Frente a ella, es más fácil navegar si se la conoce. De otra manera, puede ser un tiempo muy complicado.

Nick Campion: Entonces, obviamente algo útil que la gente puede ganar con la consulta astrológica, es conocer la descripción de la energía que tiene que enfrentar. El astrólogo le pondrá una etiqueta identificatoria y entonces, la objetivizarán y de alguna manera, le asociarán a una presencia o a una personalidad con la cual relacionarse.

Liz Greene: Sí, es la misma técnica con la que operan la imaginación activa o el trabajo de ensoñación. Si se le brinda un contenedor a cualquier experiencia que se atraviesa, a través de un símbolo, como un símbolo astrológico o una pintura, un dibujo o una pieza de música, se puede poner distancia entre uno y la experiencia. Quizá, no se pueda objetivarla y saber qué es, pero se obtiene la sensación de relacionarse con la energía, en lugar de sentirse tragado por ella y la conciencia puede asumirla.

Nick Campion: ¿Que distinción harías entre un vínculo Luna-Plutón y otro Sol-Plutón? ¿Luna–Plutón está más relacionado con la familia?

Liz Greene: Creo que sí. Luna-Plutón opera mucho más a través de la herencia física y psicológica. Uno experimenta la dimensión plutoniana de la vida visceralmente, en el cuerpo o a través de los sentimientos o a través de las relaciones. Opera en el nivel de “las tripas”, mientras que Sol-Plutón se traduce más en algo que afecta o que es parte del destino de uno, de su propósito y de su dirección en la vida.

Nick Campion: En “The Horoscope in Manifestation”(La manifestación del Horóscopo), tu le dices a un miembro de la audiencia con Plutón en cuadratura a su Luna: “Acarreas complejos relacionados con tu herencia familiar, el mundo herido, el sufrimiento de los otros y los compromisos que tal sufrimiento invoca”[6] Esto parece estar más relacionado con el pasado, en oposición a Sol-Plutón que está más relacionado con el futuro.

Liz Greene: Sí, Luna-Plutón trae consigo un gran baúl lleno de objetos familiares, sacados del ático y el sótano familiar.

Nick Campion: ¿Secretos familiares?

Liz Greene: Sí, el niño que nace con Luna-Plutón sabe que la vida es muy peligrosa. Nada es permanente, todo podría ser destruido. No existe la posibilidad de relajarse y estar a salvo por un tiempo, porque hay una comprensión innata o un conocimiento instintivo de los ciclos naturales de la vida y de la finitud de todas las cosas, de la inevitabilidad de los cambios. Esa sensación de peligro constante puede convertirse en un atributo extraordinario. También, conlleva una comprensible tendencia a la depresión, porque simplemente no se puede disfrutar de las cosas efímeras, como una fiesta. En realidad, se puede, pero en algún punto cuando dan las doce, uno se da cuenta que toda esa gente un día será vieja, enfermará y morirá. ¿Qué sentido tiene esa fiesta? ¿Para qué están allí? Esto alimenta toda clase de cuestiones profundas y ansiedades.

Nick Campion: Un punto que desarrollas intensamente en tus primeros escritos es la idea de que esta combinación planetaria, que podría tener una posible consecuencia negativa, también provee el medio para hacer algo al respecto. Por lo tanto, si Luna-Plutón provoca una tendencia natural a la depresión, ¿cuál sería la forma natural en que alguien pueda convertir esto en un camino ascendente, o para llevarlo a la luz, o como quieras expresarlo para que le vuelva la sonrisa a la cara?

Liz Greene: Creo que quizá supone no intentar tan denodadamente volver a sonreír. Parte del problema es que percibimos estados de depresión y duelo, como estados patológicos que deberían ser curados. Media América está medicada para evitar la depresión. La depresión o la melancolía, tiene una larga tradición de ser el único estado en el cual puedes contactar con el alma. Si vas por el mundo con una sonrisa perpetua, este plano de la vida, no puede darse a conocer de una forma útil y creativa. La cíclica tendencia a la depresión con Luna-Plutón, significa, en primera instancia, entender la depresión de forma diferente, quizá llamándola melancolía y hundirse en sus profundidades para poder volver a la luz. Surgen todas las cuestiones más profundas. Como en el mundo de Plutón todo muere, se sufre constantemente por lo que desaparece. Es como perder a un ser querido y a menos que se atraviese el proceso de duelo, algo se obstruirá y enfermará. Realmente, puede ser útil trabajar con la depresión como algo válido y creativo, en lugar de tratar de volver a sonreír. Creo que la sonrisa comienza a tomar la forma de ironía. Es una diferente clase de sonrisa. La sonrisa puede volverse irónica y llevarle a desarrollar el tipo de humor que pasa por el absurdo.

Nick Campion: Recuerdo que una vez, hace mucho tiempo, había un artículo en el boletín de la Asociación Astrológica. Eve Jackson, observaba un tránsito en las cartas natales del grupo Monty Phyton y la prevalencia de Plutón.[7] Uno piensa en la imagen del payaso triste con las lágrimas rodando por su cara.

Liz Greene: Plutón tiene su propia manera de sonreír. Es un error pensar que la sonrisa debería ser siempre la sonrisa de Steinway, que siempre parece decir: “Que tengas un buen día”.Regenerar y honrar a Plutón, realmente quiere decir tratar al dios con respeto y no intentar convertirlo en una colección de sonrisas.

Nick Campion: Una imagen que se me ha ocurrido mientras tu hablabas, es una de esas vistas que encuentras en los países mediterráneos, de oscuras iglesias católicas con viejas de negro, encendiendo velas, probablemente, por los miembros perdidos de la familia. Esta es su forma de trabajar con Plutón y la pérdida.

Liz Greene: Sí, puede ser apropiado para estas culturas. Pero no tienen porqué funcionar en Inglaterra. Además, algunas culturas temen mucho menos abrirse al dolor y a la rabia que viene con él, porque realmente es normal enfurecerse cuando algo muere. De nuevo, si observas a Fausto, Goethe tenía el Sol en cuadratura a Plutón en el ascendente en Escorpio. En un momento, Mefistófeles dice, “¿Cuál es el problema si esta mujer muere?” Y Fausto salta enfurecido y dice que la muerte de una sola joven mujer como esa, es una terrible tragedia. Deberíamos experimentar esta reacción frente a Plutón. Es apropiado, porque de esa manera limpiamos la rabia y el dolor. En algunas culturas hacen esto con más facilidad.

* * *

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4

C 2001 Nicholas Campion - all rights reserved

Nick Campion fue Presidente de la Asociación Astrológica de Gran Bretaña. Estudia astrología desde principios de los 70 y ha enseñando esta asignatura desde 1980 en el Instituto Camden de Londres, la Facultad de Estudios Astrológicos y más recientemente, en la Universidad Kepler. Actualmente, cursa un posgrado en el Departamento de Estudios de las Religiones en la Universidad de Bath Spa, Inglaterra. Nick obtuvo el premio Marc Edmund Jones en 1992, el Premio George Antares en 1994 y el premio Spica 1999 a la Excelencia Profesional. Entre sus libros figuran: Mundane Astrology(Astrología Mundana) y The Book of World Horoscopes (El Libro de los Horóscopos del Mundo). Existe información disponible sobre sus libros en su página web: www.nickcampion.com

[1] Liz Greene, Saturno. Un nuevo enfoque de un viejo diablo. Ediciones Obelisco, Barcelona, 1986.

[2] Nicholas Campion, Book of World Horoscopes, Bristol, U.K.: Cinnabar Books, 1997, Chart #358, p. 395.

[3] Ibid., Chart #92, p. 147.

[4] Greene, Saturno, pág. 140, 189; Los Planetas Exteriores y sus Ciclos. Editorial Barath, Madrid, 1988.

[5] Liz Greene, The Horoscope in Manifestation, London: CPA Press, 1997.

[6] Ibid., p. 103.

[7] Eve Jackson, "Monty Python, Pluto and the Fool," Transit, No. 43, November 1983, pp. 13-17.

Posiciones actuales de los planetas
10-Jul-2014, 05:45 TU/GMT
Sol17Cáncer55'10"
Luna16Sagitario46' 0"
Mercurio27Géminis30'39"
Venus19Géminis57'44"
Marte22Libra16'22"
Júpiter28Cáncer37'44"
Saturno16Escorpio44' 5"r
Urano16Aries27' 5"
Neptuno7Piscis21'20"r
Plutón12Capricornio8'36"r
Nodo real24Libra37'54"r
Quirón17Piscis34'59"r
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad