Cartas de las Sub-personalidades

La Comparecencia de las Personalidades Internas

Nuestras personalidades internas aparecen en diferentes niveles de la conciencia. Es por eso que ellas tienen distintas formas de hacerse presente en nuestras vidas. Podemos visualizar este hecho con la ayuda de un horóscopo tridimensional o del concepto de distintos escenarios en los que se lleva a cabo la existencia.

El nivel del centro nos muestra quellas personalidades de las que somos conscientes, en el nivel inferior y superior, nos encontramos con partes inconscientes de nuestra personalidad. El estrato inconsciente no necesariamente esta limitado a dos niveles, y por supuesto, pueden existir distintos grados de inconsciencia.

Desde un punto de vista psicológico, encontramos que tiene sentido distinguir cuatro niveles de conciencia en los cuales nuestras diferentes personalidades pueden hacer acto de comparecencia en nuestras vidas.

1. Personalidades con las que nos identificamos.
Existe un consenso entre estas personalidades y nuestro yo consciente. Estas personalidades están dotadas de energía y toman parte en mi encuentro consciente con el mundo. Esto significa que las consideramos como respetables y refinadas y por lo mismo, las enviamos a la sociedad como representantes de nuestra voluntad y de nuestra propia imagen. Son lo que llamamos "embajadores" en el lenguaje de la diplomacia. Un país envía a sus embajadores a un país extranjero, con la finalidad de ser representado ahí con dignidad, y causar una impresión favorable.

2. Personalidades con las que no nos identificamos, pero de las que a pesar de ello, somos conscientes.
Ellas no reciben mi energía de identificación, ni las envío al mundo como mis embajadoras, porque las trato como a personas no gratas, ya que son personalidades no deseadas en mi drama personal, aun cuando participan en él. Yo sé que ellas existen, de hecho sé que tienen razón en lo que dicen, pero desde el momento en que aparecen en mi escenario, trato de librarme de ellas en cuanto me sea posible. Ellas no han recibido la gracia de haber sido elegidas como representantes de mi país, y yo me rehuso a darles la suficiente energía como para posibilitarles la realización de sus intenciones (ellas aparecen a menudo como voces que me otorgan reprimendas y consejos o amonestaciones).

3. Personalidades a las cuales no conozco y cuya verdadera misión es "secreta", es decir, inconsciente.
Ellas nunca me confrontan abiertamente con sus puntos de vista verdaderos o sus actitudes, pero trabajan silenciosa y conspicuamente a favor de sus propias metas e intereses, los cuales no son los intereses de la persona consciente. En nuestro ejemplo del lenguaje diplomático, esto significa que: ellas son agentes de nuestro propio servicio secreto, las cuales trabajan dentro de nuestra embajada, pero para un ministerio diferente y acerca de las cuales, nuestro embajador no ha sido informado. Estas personalidades sirven a diferentes amos, y es esto lo que me confunde profundamente. Como no se me está permitido conocer nada acerca de sus misiones secretas,- y de hecho no quiero saber nada sobre sus misiones, puesto que me desagrada el servicio secreto por cuestiones de honor y de pulcritud moral- existe un conflicto de intereses entre ellas y yo.

4. Personalidades que desconozco, cuya misión es secreta, como las de la tercera categoría, que no me confrontan directamente, pero que trabajan activamente por lograr mi ruina y mi destrucción.
Metafóricamente hablando, esto significa que todas esas personalidades son miembros de un servicio secreto extranjero hostil, que funciona dentro de mi embajada para recabar dentro de mis propias paredes, material que puedan usar en contra mía. Este material está diseñado para llevarme a mi destrucción física. Ellos quieren ocupar mi país.

Personalidades del cuarto tipo pueden ser consideradas como el núcleo del síndrome de MPD, tal y como lo describen los psiquiatras, por lo que es bastante claro que las personas que sufren de este síndrome están siempre en peligro de dañarse a si mismas con actos suicidas. Mas aún, el fenómeno del suicidio, en su totalidad, parece como iniciado por una personalidad de este cuarto tipo. La razón por la que estas personalidades autodestructivas, muy pocas veces tienen éxito, es que las personalidades del tercer tipo, trabajan activamente para prevenir la autodestrucción. Sucede exactamente como en cualquier buena película de espías, una pelea, dentro de la misma embajada, entre los miembros del servicio secreto del país al que pertenece la propia embajada, contra los integrantes del servicio secreto del país extranjero infiltrado, lucha de la cual, el embajador nunca se entera en lo más mínimo.

La proyección de las personalidades internas hacia el mundo exterior, como por ejemplo hacia el psicoterapeuta, es la que posibilita lo que en términos psicológicos se llama "transferencia" (y "contra-transferencia"), la personalidad es de hecho transportada fuera de uno mismo. Pero este mecanismo de cesión de personalidades internas hacia personas en el exterior, no es exclusivo de la relación paciente-terapeuta; si a una personalidad del tercer o cuarto nivel no se le posibilita a salir a la luz, es posible que se manifieste a sí misma en el mundo externo, proyectándose en la gente que me rodea. El conocer que lo que me confronta desde el exterior, es parte de mi propio interior, me ayuda a promover a estas personalidades inconscientes hacia la conciencia y les garantiza un lugar propio en mi existencia.

 

Posiciones actuales de los planetas
24-Jul-2014, 07:36 TU/GMT
Sol1Leo20'59"
Luna2Cáncer19'52"
Mercurio15Cáncer17' 9"
Venus6Cáncer55' 3"
Marte29Libra4'30"
Júpiter1Leo45' 3"
Saturno16Escorpio39'13"
Urano16Aries30'23"r
Neptuno7Piscis5'59"r
Plutón11Capricornio48' 9"r
Nodo real23Libra16'30"r
Quirón17Piscis15'19"r
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad
Loading