•    
    Posiciones actuales de los planetas
    27-Nov-2014, 21:22 TU/GMT
    Sol5Sagitario33' 8"21s14
    Luna15Acuario24'17"11s51
    Mercurio29Escorpio40' 0"20s00
    Venus13Sagitario55'43"22s41
    Marte24Capricornio30'44"22s35
    Júpiter22Leo25'57"14n43
    Saturno27Escorpio3'39"17s38
    Urano12Aries48'47"r4n26
    Neptuno4Piscis50'16"10s26
    Plutón12Capricornio2'37"20s40
    Nodo real18Libra7'11"r7s06
    Quirón13Piscis6'14"2s12
    Explicaciones de los símbolos
    Carta del momento
| Mi Astro | Forum | FAQ
Menú

¿Danzas con la luna?

Por Sioux Rose

Women, cat and moonLos astrólogos comprenden asuntos relacionados con el sistema solar que los astrónomos no. Al estudiar la mecánica de los relojes cósmicos y por reconocer los patrones que ellos conforman, los observadorees de estrellas atestiguan cómo trabaja el Orden Divino. Los astrólogos buscan y obtienen hallazgos sobre la concordancia cósmica y directamente atestiguan la mano presente del Maestro Relojero. Los cuerpos planetarios no sólo han sido puestos en sus diversas órbitas con destreza; también han sido sincronizados para cumplir propósitos específicos. Cada uno cumple su mandato através de su sistema de mensajes único. Aunque la luna, en rigor, no es un planeta, los astrólogos reconocen su relación con los flujos de las mareas emocionales que animan los sentimientos humanos. Como una conductora agraciada, la luna dirige los ritmos de las mareas oceánicas. Este astro también regula las mareas hormonales y su vaivén, en el cuerpo de la mujer. ¡Sólo de pensar que el ciclo lunar orbita durante 29 días y coincide con los ciclos menstruales de toda mujer sana, en edad de procrear! Y resulta curioso que no exista una investigación que estudie la variabilidad de la emoción humana en relación con el ciclo lunar. La influencia de la luna -contraparte Yin del Yang solar- ha sido relegado a la oscuridad... hasta que Danza de la Luna abrió este "Libro de la Noche" para el escrutinio ulterior de las almas sensibles.

La humanidad transcurre a través de una era era desordenadamente materialista. Los hábitos que definen nuestro sistema de valores colectivos, reflejan las metas y preferencias de una "cultura de mercado". Su ethos prevalente otorga supremacía a la conveniencia, la ganancia y la uniformidad. Con tantos aspectos de la vida definidos con base en esos parámetros, no sorprende que la sicología y la medicina hayan sucumbido en gran parte al modelo unitalla, que a todos les va bien. Sin embargo ¿Es cierto? Aún cuando las fábricas pueden resultar beneficiadas con la eficiencia de las líneas de ensamble, los seres humanos expresan a 12 tipos básicos. No nos mueve la misma motivación, o manipulación. No es una coincidencia que Jesús haya buscado específicamente a 12 discípulos, que Abraham haya encontrado a las 12 tribus y que el Zodiaco se identifique con 12 arquetipos celestiales. El mercado cultural enfatiza la uniformidad. Años atrás, los obreros estaban orgullosos por lo que sus esfuerzos construían. Hoy, se coloca a los trabajadores en nichos en los que ellos repiten sin cesar las mismas tareas, como una pieza más en el engranaje. El sitio de trabajo, generalmente, no tolera las muestras de emoción. Se espera que los empleados conformen protocolos y consigan las metas, a través de conductas que serían más propias de robots. Se mira como "poco profesional" que alguien muestre sus emociones. Cuando las emociones están forzadas a la supresión, lo que resulta es la disfunción. La sociedad americana es increíblemente violenta (los recientes tiroteos en las escuelas son un ejemplo); y existen niveles asombrosos de depresión, alcoholismo, obesidad y abuso en el consumo de sustancias de adicción. Estos fenómenos reflejan los modos como las personas se adaptan al vacío en sus vidas. Grandes porciones de la psique humana han sido acordonadas. Dada la evidencia tan extendida de conductas que reflejan la mala adaptación ¿Sería posible ganar algo al estudiar los ciclos lunares? Como astróloga que ha estudiado el papel vital de la luna en la vida de los clientes, considero que sí. De hecho, una genuina iluminación aguarda a quienes están listos para llevar a cabo esta jornada, que es definitiva. Su destino es el ser interno y, como su Mecca, se encuentra la auto-conciencia. La premisa reconoce la sabiduría inherente -legado de Mercurio- en la frase lapidaria, escrita en la pared del Tempo: "Conócete a ti mismo".

Todo planeta ejerce sus potenciales positivos y negativos, tal como lo hacen todos los signos; sin embargo, es la luna la que sirve como embajador celestial, directamente relacionada con lo que sentimos. Los movimientos lunares levantan el vasto espectro de emociones que son su legado y que encarnan, se materializan, sobre todo, en las mujeres. Si nos tomamos el tiempo de correlacionar nuestros sentimientos al ciclo lunar, a través del tiempo somos capaces de anticipar estos flujos rítmicos antes de que se manifiesten, cada uno de ellos. Las emociones generalmente siguen una ruta lunar. Si lo que se busca es un autoconocimiento más rico, es posible obtener el tesoro al mapear la jornada interna propia. La danza de la luna: las dimensiones femeninas del Tiempo, guía a los lectores para profundizar su comprensión respecto de sus lazos con la jornada orbital de la luna. Otro factor a considerar, es que la luna actúa como la guardiana de la memoria de nuestro planeta. Toda alma sensible que ha caminado en la Tierra, ha vivido la historia de su vida bajo el ojo vigilante de la luna. La luna retiene el patrón de toda la experiencia humana. Y como la experiencia humana se expresa en gran medida a través de los 12 arquetipos básicos, enriquecemos nuestra comprensión al notar cómo los signos zodiacales toman sus significados (y sus carcáteres) de los mitos antiguos. Puesto que la luna cruza a todos y a cada uno de los signos todos y cada uno de los meses, ella despierta y dinamiza al arquetipo que reside en cada uno de ellos. Los individuos actúan las energías arquetípicas de modos propios y únicos.

Desarrollé La danza de la luna: las dimensiones femeninas del Tiempo para que sirva como una guía del recorrido en esos sitios que la psique encuentra -y con los que danza-, con los arquetipos del Tiempo. La rueda zodiacal nos muestra que todas los seres sensibles están conectados y que, en última instancia, todo forma parte de un gran círculo. Una parte de nuestra esencia viaja con los planetas y, especialmente, con la luna. Esto nos permite experimentar lo que no es necesariamente conocido y que no ha sido integrado a nuestra estructura psíquica. Por ejemplo: supongamos que carecemos de planetas en signos de tierra. Por tanto, cada que la luna transita en esos signos, tenemos la oportunidad de conectar con ese elemento. Gradualmente, construimos una conexión que compensa la conexión original faltante. Lo que me obligó a escribir este libro desde la perspectiva de la astróloga (quien reconoce el papel crucial que tiene la luna), fue saber que a millones de personas se les prescriben anti-depresivos, de manera rutinaria. Estos números tan elevados son sugestivos del síndrome del canario dentro de la mina de carbón: tratamientos recubiertos por ingeniería social. ¿Qué expresa de sí misma una sociedad dada en la que sus habitantes necesitan medicarse para ser funcionales en ella?

Los astrólogos consideran a la luna como un cuerpo rocoso Yin, de modo que está naturalmente asociado con las mujeres. El sol, su complemento, generalmente se refiere a los hombres y a sus comportamientos masculinos. La sociedad americana tolera algunas expresiones emocionales en mujeres, pero virtualmente ninguna (adicional al enojo) en los hombres. Enormes despliegues emocionales están reservadas para las arenas romanas modernas: estadios de futbol. ¿Esta distinción se relaciona con la luna, con las normas culturales basadas en el género, o con ambos? El resultado: las mujeres tienden a estar más en contacto con sus emociones. Por eso, no resulta sorprendente que la mayoría de los anti-depresivos se receten a las mujeres. (También he visto que los hombres cáncer lidian con los giros emocionales, dada su relación íntima con la luna).

 La luna ilumina los paisajes de nuestras vidas internas y los mezcla con una poderosa fábrica química cósmica. Por ejemplo: un nativo con la luna en un signo de fuego, tiende a sentir pereza y ataduras respecto de la Tierra cuando la luna transita un signo de tierra. En contraste, un nativo con su luna natal en un signo de agua, tiende a sentirse estable, seguro y contenido durante esos intervalos lunares. La luna recursa cada 29 días; eso significa que la luna pasa unos 2.4 días en cada uno de los signos, sucesivamente. Es posible diseñar un diario propio, personal de la Danza de la Luna y -a través de él- contar con una bitácora de los sentimientos cada mes, cuando la luna cruza el mismo signo. A través del tiempo, emergen patrones muy claros. Sin embargo, es importante mencionar que no existen días idénticos entre sí. Esto ocurre porque, cuando la luna vuelve al mismo signo a los 29 días, el sol se habrá movido al siguiente signo. En efecto, la totalidad de la panoplia estelar, muestra alteraciones. Por ello, es mejor tener la visión del caleidoscopio del Astro-Logos. Los cambios de facetas crean nuevos diseños de un modo constante, aunque los matices básicos permanecen. Al final, la influencia natal se destacará, será notoria. El diario revelará que los estados de ánimo no son un accidente. Y, con el tiempo, es posible incluso atisbar la existencia de un profundo método lunar en la enorme "locura" cósmica.

La danza de la luna me ha mostrado que mis mejores escritos ocurren cuando la luna transita en Virgo. Intuitivamente, gravito hacia la palabra precisa que envían "los dioses". Tiendo a acceder a ideas visionarias cuando la luna transita en Acuario, y muestro más paciencia para lidiar con tareas mundanas cuando la luna transita en Capricornio. Procuro evitar viajes largos o vuelos de avión en esos lapsos, pues todo se mueve más lento. La luna en Virgo suena a verdad, según el mandato de nitidez propio del signo, puesto que resulta típico durante este tiempo mi urgencia de lidiar con el lavado de ropa o la limpieza de los resquicios (como la parte posterior del refrigerador), que ignoro en otros momentos. Cada uno de nosotros resuena de manera distinta a la música de las esferas, llave que abre la puerta de los Arquetipos del Tiempo Originales. Mi experiencia puede ser distinta a la de ustedes. Para los danzantes avanzados con la luna, resulta útil seguir la pista de los ciclos lunares de todos los miembros de la familia. De este modo, es posible anticipar oportunidades y potencialidades en intervalos cargados, antes de que se presenten. ¡Y ésto, amigos míos, es terapia cósmica en su mejor versión!

Hace muchas lunas, vivía con hombre difícil -aunque apasionado-, cuyo signo solar Aries cayó en cuadratura con su conjunción Marte-Saturno en Cáncer. El Sol de mi hija en Libra, estaba en oposición exacta con su Sol y también hacía cuadratura con su conjunción Marte-Saturno. A la vez, mi Saturno en Libra, estaba en oposición con su Sol (y en conjunción con el Sol de mi hija), y hacía cuadratura con su Marte-Saturno en Cáncer. No hace falta decir que nuestra familia estaba en "alerta roja" cada que la luna transitaba en Cáncer.

Edgar Cayce, el Profeta Durmiente de los Estados Unidos, definió a la familia como la cama caliente del karma. No toda la familia posee componentes astrológicos volátiles. Sin embargo, los corto-circuitos kármicos existen para la mayoría. Ellos pueden ser descubiertos al mirarlos. La Danza de la Luna es un libro diseñado para promover en cada lector un proceso de descubrimiento personal. Todos experimentamos la jornada de la luna, junto con la del resto de los planetas, en relación con el cableado único, presente en nuestra carta natal. Puesto que la ciencia (salvo la Física Cuántica) está más bien atada a la materia, ha convencido a muchas personas de que los planetas no pueden afectarlos de ninguna manera. Desde la perspectiva de la Tierra, no parece lógico que "un cuerpo allá afuera" pueda afectar al propio aquí abajo. Los místicos, en contraste, miran al mundo vivo como una red unificada de vida, amalgamado a través de las dinámicas en los incomprensibles tejidos de luz presentes en una vasta red de energía. Cuando hay perturbaciones en un hilo, todo el tejido reverbera.

 Quienes descartan como una "coincidencia" la conexión orbital de la luna respecto de los períodos menstruales de la mitad de la población mundial, muestran un pensamiento miope. Lo mismo puede decirse de quienes "no creen en la astrología", a quienes yo suelo espetar como respuesta: "la fuerza de gravedad tampoco cree en ti". Es necesario mirar de frente: cuando se trata de la naturaleza vinculante de la ley universal, las creencias humanas no son un requisito. Tanto si se está o no de acuerdo, el punto de congelación del agua es 0ºC. Luego, está la analogía entre la anatomía humana, la ciencia química y el cosmos. Existen patrones profundos observables en el modo como los diminutos átomos replican el gran plan cósmico. En el caso de los átomos, los electrones microscópicos giran sus órbitas alrededor del núcleo atómico. En el sistema solar, los planetas despliegan danzas análogas alrededor del sol central. ¿Podría nuestro planeta ser un mero átomo en el cuerpo del Creador? ¡Ese tipo de conjetura envió a uno a la muerte, hace cientos de años!

Para expander la empatía más allá de lo que resulta conocido y cómodo, la luna nos invita a acompañarla en su jornada, a través de la topografía del Alma Colectiva. Al compartir sus pasajes, conocemos por experiencia directa y no directa la expresión de los 12 arquetipos. Cuando nos alineamos con la naturaleza de nuestros sentimientos, somos capaces de atisbar en la esencia de cada uno. La luna se convierte en un vehículo que verdaderamente nos permite ser uno con todo lo que es. De este modo, podemos realmente mezclarnos con todos los aspectos de la Creación. Y, por consiguiente, en planos internos, nos convertimos nosotros mismos en los 12 arquetipos del Tiempo.

Zodiac

¿Se han preguntado por qué la gente ACTÚA los signos bajo los que nacieron, y que incluso, muchas veces tiene esa fisonomía? La respuesta conlleva un poco de la poesía cósmica. Cuando el sol (el principio paterno, el supremo Yang) se une con la luna (el principio femenino, el Ying supremo) cada mes durante la luna nueva, los campos de fuerza unificados de ambos, crean una consumación cósmica. Unidos, dan origen al arquetipo presente en el campo del signo en el que se reúnen. Eso explica por qué la persona Aries tiene rasgos semejantes al carnero, o por qué el individuo Tauro puede actuar como un toro. Cada uno es la progenie de la comunión de las energías, de las luces. Nosotros, mortales, reflejamos en el temperamento algo del sugestivo ADN cósmico.

Los signos zodiacales están cargados con el Fuego Divino, que ha sido distribuído cualitativamente a través de 12 prismas específicos. Cada uno se distingue por su peculiar calidad de luz, de tipo de rayo. Un buen número de clarividentes dotados, han refinado el Mandala del Zodíaco, a través de análisis de cada uno de los rayos, en los 360º. Este manojo de datos resulta en un espejo de los Registros Akáshicos. Las correspondencias que yo misma he atestiguado, son pruebas positivas de las dinámicas del Orden Divino. Por último, vivimos en un mundo misterioso, lleno de maravillas. Cuando los Principios Divinos se mezclan regularmente durante la Luna Nueva, invocan a cada uno de los arquetipos eternos y los traen del grupo de mareas universales, con orden. ¡Y aquí estamos en el gran nado de Todo!

Para concluir nuestra discusión, echemos un vistazo a los arquetipos del Tiempo, tal como los invoca la luna, cuando pasa a través de los 12 signos del Zodíaco. (Para tener la explicación completa, es necesario consultar: La Danza de la Luna: las Dimensiones Femeninas del Tiempo). Me he dado ciertas libertades al fusionar personajes mitológicos con ciertos signos. Por ejemplo, elegí a la Diosa Femenina Artemisa, para representar al signo de Acuario, a Pan para representar Sagitario y a Perséfone -así como a Plutón- para representar a Escorpio. Estas elecciones resultan de mis 30 años de consulta como astróloga y como consejera. En mi visión, los arquetipos elegidos siguen profundamente la naturaleza de los signos en cuestión. Ellos también desentierran raíces profundas que dan forma a la Persona en cada uno de nosotros. De modo que... ¡Dancemos con la Luna!

 

Introducción a los Arquetipos del Tiempo

Aries

Aries

En su fascinante libro -Los Dioses de cada hombre- la autora, Jean Shinoda Bolen, describe a Marte como guerrero y como amante, ambos. ¿Qué tienen en común las dos expresiones? Y la respuesta es la pasión; esa pasión que tiende a actuar como fuego combustible: ¡Puede generar casi todo! Lo que es necesario, es navegar con sabiduría con esa fuerza. Ahí justo reside la trampa kármica. Aries, el signo despierto para imprimir su fuerza de ánimo a la primavera, cuenta con una enorme energía a su disposición. Sin embargo, como el primer signo de la rueda de la experiencia, Aries no ha aprendido a refinar su propio temperamento. Y, por ello, al utilizar esta fuerza tan viva y tan nueva, abundan los errores en potencia. Marte se relaciona con el síndrome de pisa y corre, que también está profundamente imbricado con el ego. Sin una separación del sentido de la mismidad -del yo mismo-, no podría existir un plan para la evolución humana. Después de todo, son necesarios los aprendizajes con base en la prueba y el error para que las entidades refinen sus naturalezas.

Cuando la luna cruza Aries cada mes, tendemos a sentir esa misma urgencia interna que nos lanza a la acción. Y también aprendemos cuál es la forma en la que nuestros egos están inmersos. ¿Acaso nos observamos sintiendo oleadas de agresión? Quizá sea mejor explorar modos constructivos para liberar esa energía confinada. El ejercicio viene a la mente, lo mismo que los proyectos innovadores y pioneros. Observemos: ¿Puede nuestro fuerte sentido de identidad ayudarnos a utilizar nuestra capacidad para esuchar a otros y llevarnos con ellos de modos razonablemente armónicos?

Tauro

Taurus

La astrología enlaza a Venus al signo de Tauro. Sin embargo, al profundizar la comprensión del signo, es posible reconocer su relación con Démeter, la Gran Madre. Tauro, después de todo, es el primer signo de tierra y se relaciona con plantar, con labranza, jardines y con los frutos de la tierra. Todo eso recae en el ámbito de Ceres, en la mitología. La astrología tradicional nos indica que la luna (símbolo de la Madre) está exaltada cuando está en Tauro, signo que caracteriza lo que nutre nuestros sentidos. Y Tauro se relaciona con la boca y con nuestro primer nutrimento. Los pechos de la madre fueron diseñados para servir como la primera fuente de nutrición del bebé recién nacido. Y, cuando la luna transita Tauro, tendríamos que alimentar nuestro templo divino -nuestro cuerpo- conscientemente. Se trata del tiempo perfecto para hornear o para compartir el pan con los demás. El tránisto nos invita a conectar con la tierra. Si nos sentimos volando o poco aterrizados, podemos caminar descalzos encima de Pachamama, y pronto nos sentiremos aterrizados y serenos.

Géminis

Gemini

La mitología y la astrología convencional se alínean cuando se trata de la naturaleza de los gemelos zodiacales. Mercurio, el dios alado, preside las carreteras y todo medio de comunicación, así como los mercados, los intercambios. ¿Qué géminis no adora su celular, su auto, el bazar local o un mercado de pulgas? Y cuando la luna transita por este vital signo, observamos nuestro sistema de creencias y si acaso nuestras acciones corresponden con las intenciones presentes. Muchos de nosotros entramos en debates con nuestro "gemelo oculto" durante este tránsito. Don Juan, maestro de Carlos Castaneda, hacía énfasis en este patrón humano y le asignó el término, "el diálogo interno". Un gran número de proyecciones ocurren cuando la luna cruza Géminis, pues se manifiesta la polaridad. Si tu filosofía personal es liberal, es posible que te encuentres con pensadores conservadores; o bien, que proyectes a tu "tirano interno" en los demás. Estos retos ideológicos nos retan y nos conducen a los debates, en los que Mercurio resulta sobresaliente. ¡La gran ironía consiste justo en que la persona con quienes argumentamos, suele representar una parte de nosotros mismos!

Cáncer

Cancer

Cáncer es el signo-casa indisputable de la luna y cuenta con el dominio sobre la vida en familia y las condiciones relativas al Hogar. Este signo regido por la luna abre nuestros bancos de la memoria y tiende a exhibir una y otra vez los dramas kármicos presentes en nuestro día a día, aquellos que heredamos desde el pasado y transmitimos, los que viven en nuestra carne. Como resultado, durante el paso mensual de la luna a través de Cáncer, recapitulamos los dramas familiares, incluso los que provienen de un pasado muy remoto. El autor John Bradshaw (Volver a casa) ha sugerido que el 90% de las familias son disfuncionales. Adicionalmente, el místico estadunidense más reverenciado -Edgar Cayce- indica que las relaciones familiares on "la cama caliente del karma". Cuando la luna transita en Cáncer, necesitamos tener presentes las antiguas dinámicas familiares y cuidar si podemos difuminar un conflicto, antes de que haga erupción. En La Danza Lunar, yo enlazo a la Diosa Atenea a Cáncer porque ella está al frente de las propuestas sobre los valores familiares en la cultura del patriarcado.

Leo

Leo

La astrología básica relaciona a Leo con el sol y ¿Qué ser mitológico es conocido por conducir al sol en su cruce cotidiano en el cielo, con su carro? Es Apolo. Hay resabios de niños eternos en la mayoría de los Leo. El optimismo solar es una reminiscencia de Ícaro en su alto vuelo cercano al sol (donde sus alas de cera se derritieron y le hicieron enfrentar su desafortunado destino). Leo, que simboliza el ámbito del corazón, se encuentra típicamente enganchado con romances, y está directamente asociado con el amor. El signo del león rige la casa 5 y a ella se le considera como el asiento de la creatividad. Formamos parte de algo Divino -algo que hace recordar las cualidades del Creador- cuando expresamos creatividad de modos inspirados. Cuando la luna transita Leo, la mayoría de la gente se sumerge en los ámbitos románticos de la vida. Y respondemos instintivamente a ese estado de nuestros corazones... o de nuestras líbidos. El león presente en la carta del Tarot nos hace recordar que es necesario que cada uno de nosotros aprendamos a conducir nuestras pasiones, o ellas nos conducirán a nosotros.

Virgo

Virgo

La sexta casa del Zodiaco representa "la casa de los asuntos de salud" y puesto que mercurio ya gobierna a Géminis, profundicé en el mito y descubrí la aproximación cercana de Hestia a las características del signo. Virgo representa el llamado que sienten los sanadores, especialmente las mujeres sanadoras. Jean Shinoda Bolen ubica a Hestia como una de las diosas "vírgenes" en su libro Las Diosas en cada Mujer. Esta disignación resulta adecuada para el retrato de Virgo en la astrología tradicional. Nos guste o no, cuando la luna cruza Virgo, nos aprestamos a hacer un inventario del estado de nuestros organismos, cuidamos con más honestidad nuestras dietas y organizamos nuestras vidas, oficinas y espacios vitales. Antes de que nuestros asuntos pendientes se atasquen en nuestros tejidos, se nos recomienda poner atención en factores que despiertan nuestras respuestas de tensión y cualquier práctica poco sabia en nuestros estilos de vida. En verdad, un gramo de prevención nos evita kilos de costosos tratamientos médicos.

Libra

Libra

Hasta que se confirme el descubrimiento de un nuevo planeta, Venus regirá a Tauro y a Libra. Sin embargo, la mitología nos recuerda que Hera fungía como la esposa de Zeus. Ella es el personaje directamente relacionado con el estado del matrimonio. Por tanto, de un modo natural, Danza Lunar relaciona a Hera -o a Juno, según el mito romano- con Libra. Es posible argumentar que ella representaba la mujer más poderosa del Olimpo, dado el sitio que ocupaba su compañero. Sin embargo, Zeus era un mujeriego y eso llevó a Hera a tomar la justicia con manos propias. Y se convirtió en artífice de la distribución de castigos únicos a las numerosas amantes de Zeus. Juno/Hera representan los votos sagrados del matrimonio, clave para Libra y su sentido de destino y propósito. Aunque recordada por sus rabietas -y reconocida como la mujer despreciada, dadas las continuas rupturas de la fidelidad que Zeus acostumbraba- ella simboliza la importancia de la justicia y nos recuerda que nuestro mundo es nuestro vínculo.

Cuando la luna hace su visita mensual a Libra, es necesario considerar nuestros acuerdos con los demás y mostrar aprecio hacia nuestro compañero. También, es necesario mantener equilibrios en los distintos empeños presentes en nuestras vidas.

Escorpión

ScorpioVivimos en un sociedad que ha hecho de la pornografía la "empresa" más redituable en la red mundial (internet). A lo largo y ancho del globo, las mujeres son violadas cada segundo de todos los días, y la relación entre el sexo y la violencia es vigente, real. La historia, grabada en el inconsciente colectivo, nos conduce al mito en el que Plutón, rey del Inframundo, secuestró a Perséfone, la Coré, la inocente, para llevarla a su reino. Puesto que Escorpión es el signo de la sexualidad humana y también del secuestrador, resulta iluminador aprender más del mito que explica mucho respecto del signo. Escorpión es el ámbito de encuentro entre la sexualidad, la capacidad de transformación y el perdón. Cuando Perséfone, la preciosa hija de Démeter fue secuestrada por Plutón y retenida como rehén en el inframuendo, Zeus -al principio- no hizo nada. Y fue hasta que Démeter detuvo las cosechas, cuando Zeus acordó con Plutón liberar a Perséfone la mitad del año. Ese fue el compromiso que enlaza poéticamente los cambios estacionales a lo largo del año. Escorpión nos muestra en qué sitios almacenamos heridas que necesitan el bálsamo curativo de una catarsis (aplicada a través de la práctica del perdón). Hoy, las heridas son masivas, dada la proliferacion de las pérdidas de sangre y de bienes -de nuestros tesoros- por las guerras.

Cuando la luna lleva a cabo su viaje mensual a través de Escorpión, sentimos que necesitamos -en efecto- curarnos. Las relaciones pueden clamar nuestro perdón; y todos necesitamos curaciones sexuales. Los misterios quedan revelados, o tenemos una conciencia profunda del sentido de misterio presente en nuestras vidas. Muchas personas se sienten obligadas a realizar una jornada simbólica al inframundo para recuperar porciones de sus memorias en el fondo de sus psiques.

Sagitario

SagittariusMientras que la astrología moderna relaciona al feliz y afortunado signo de Sagitario con Júpiter-Zeus, quintaesencia de la dirección corporativa del Olimpo, todo lo que genuinamente tiene valor proviene de la Gran Madre Tierra, de la Naturaleza. Antes de que Zeus se convirtiera en un corporativo, sus cualidades eran más parecidas y cercanas a las del dios Pan, el dios desnudo y natural, cuyo amor por la vida venía directamente de su indulgencia con sus deseos primarios y con sus sentidos externos, más ligados al placer, como tal. Sin embargo, tal como el modo de vida disfrutado por las tribus endémicas durante siglos posteriormente dio lugar al urbanismo, Zeus se puso un traje y comenzó a actuar como un director corporativo. Enraizada en la memoria álmica -sin embargo- se encuentran los recuerdos de aquellos días tempranos, cuando los seres humanos vivían cerca de la naturaleza, como una norma.

 Cuando la luna cruza al signo Sagitario cada mes, sentimos motivación para volver a lo básico y conectarnos con el mundo natural. Las nociones contemporáneas sobre prosperidad, están desfasadas del mundo natural. Entre más alto se encuentra el mercado de valores*, más quemados y rotos están los ecosistemas del mundo natural. Las medidas falsas de la abundancia propias de los alquimistas fiscales de Wall Street, ponen los sistemas vivos en riesgo. Lo pequeño es más precioso que las inversiones a largo plazo en nuestra salud. ¡Y eso incluye la salud del planeta! Cuando la luna cruza por Sagitario, necesitamos realizar tareas físicas: caminatas, paseos en bicicleta, remo, carrera, y también encontrar medios para explorar el terreno a nuestro alrededor. Estas prácticas expanden nuestro proceso de pensamiento, que se refiere a nuestra necesidad de mantenernos dentro de los mandatos de la novena casa zodiacal.

Capricornio

CapricornComo el último signo cardinal de la Astrología Zodiacal, incluye a Saturno y -como sabemos- sus tránsitos se relacionan con las fases de madurez en los ciclos de los mortales. Los mayores tránsitos de Saturno terminan podando experiencias, personas y objetos que obstaculizan nuestra necesidad de novedades, de crecimiento. En la historia de Hamlet de Shakespeare, un joven se encuentra hechizado por el fantasma de su propio padre asesinado. Dicho fantasma simboliza al Tiempo, en sí mismo. Después de todo, se habla del mismo como "El Padre Tiempo", y cada segundo vivido, nos pone cara a cara con nuestra propia muerte y nos acerca a ella. La voz le recuerda al príncipe Hamlet que no debe de olvidar propósito, su misión, su consagración. Saturno está relacionado tradicionalmente con las ambiciones mundanas y con el karma. En otras palabras ¿Cuáles de nuestras lecciones hemos podido llevar a cabo y cuáles de nuestros sueños hemos podido materializar? Saturno es conocido por ser estricto y opera como el sargento con botas zodiacal. En la Danza Lunar, yo lo relaciono con el viejo Cronos, quien muestra a Capricornio el reloj de arena. Esa fina arena que, al caer, mide el tiempo disponible para nuestros planes diversos y propósitos y -por tanto- simboliza adecuadamente al Destino.

Cuando la luna hace su visita mensual al dominio de Cronos, nosotros sentimos la urgencia de utilizar nuestro tiempo con sabiduría. Lo hacemos cuando encaramos nuestras tareas y proyectos que requieren de nuestros esfuerzos concentrados. Nuestras habilidades para administrar se fortalecen y podemos lograr mucho.

Acuario

Aquarius

Al conservar el espíritu de rebeldía, me rebelé contra la convención astrológica, al colocar a Urano en el plano designado para Acuario, y coloqué al arquetipo que mejor le corresponde: Artemisa. Durante siglos, los cristianos han adorado a Cristo como el Hijo Divino. Engendrado de la luz misma de la Creación, su arquetipo cuenta con paralelismos respecto de Apolo. Como ocurre, Apolo -tal como Luke Skywalker de la trilogía de Star Wars- ¡Tuvo una hermana gemela! Para Luke, se trataba de la Princesa Lea; y para Apolo, la hermana es Artemisa. Puesto que compartieron el mismo vientre, nacieron de la misma Esencia Divina y estuvieron -ambos- imbuídos en Ella. Desde mi perspectiva, cuando se manifieste la Era de acuario en sus virtudes de paz y justicia, la nueva visión universal cambiará el estatus de la mujer en todo el mundo. Dados los condicionamientos patriarcales, la humanidad ha fallado en la comprensión de la debida reverencia a la versión femenina de la Fuerza Divina. Esta omisión ha perdurado demasiado tiempo. Por eso, Danza Lunar recupera el legado de Artemisa -gemela de Apolo- para que ambos compartan el liderazgo del signo que señala "el cambio de guardia".

Cuando la luna transita Acuario, las reglas se relajan y la gente reta la tradición y la convención. Sólo al pensar, vivir y actuar "fuera de la caja", pueden emerger nuevas invenciones, amalgamas y posibilidades. Estos resultados radicales están directamente asociados con Acuario.

Piscis

PiscesAunque Venus rija a los signos de Tauro y Libra, ella se muestra exaltada en Piscis. Este estatus exaltado extiende honores y privilegios únicos. La astrología tradicional asigna a Neptuno-Poseidón la regencia del signo de los peces. Esta designación es adecuada para uno de ellos. ¿Podría ser Venus -en la versión de Afrodita- la que representara al otro pez? Piscis es el sitio donde el Zodiaco culmina un círculo entero y se encuentra con el inicio. Esta metáfora sugiere la comunión. Relacionado con el reino del mar, el agua atrae a todo hacia sí misma. Mueve a la tierra, absorbe al aire y apaga al fuego. Este último signo del reino del agua, los límites del ego resultan difusos. Por esta razón, Danza Lunar relaciona a la Diosa cuyas habilidades para hacer el amor, la difamaron frente a los peces. En uno de los mitos que narra los orígenes de Afrodita, se alega que ella emergió de los mares, cuando ellos burbujeaban por la presencia de los genitales de su padre, arrojados al agua.

Piscis, el último signo del Zodiaco, rige el ámbito de los sueños. También está enlazado con las experiencias con las sustancias psicoactivas, así como con los momentos místicos de Unidad, de las jornadas chamánicas, de la locura, adicciones, escapismos y del desprendimiento personal del karma. Mientras que algunos de los estados comportan peligo, otros más detentan el potencial de la invocación para integrar -para unir y lograr la comunión- del cuerpo, la mente y el espíritu. Rajneesh enfatizaba: "en ocasiones, los amantes han conocido los que los santos no". Él enseñó a miles que la unión sexual profunda podría resultar útil como un camino espiritual de iluminación. Esta visión retó directamente la perspectiva propia de la ética judeo-cristiana, que relaciona al sexo con pecado. Al blandir esta herramienta ideológica, las élites de los estados-nación han suprimido el libre albedrío durante siglos.

Cuando la luna cruza Piscis, existen muchas personas que sienten el mundo pesado, denso, de modo que se retiran a través de conductas adictivas y escapistas. Algunos eligen el "camino de los peces menos transitado" y optan por bailar, practicar yoga, meditación o siguen la guía de poetas al caminar cerca -o incluso sumergirse- en aguas quietas. ¿Existe un mejor modo para reverenciar a la musa del reino acuático, o para extraer y aprovechar la inspiración interna? Cristo, el pescador de hombres, enseñó con el ejemplo que hay un poder Divino inherente en la compasión. Esta compasión cura todas las heridas. Y también representa el camino más elevado -o la llamada...- para Piscis. A través del sufrimiento personal, ganamos empatía hacia los otros y las pruebas que enfrentan. Una vez que la empatía se extiende, las paredes construidas por el ego -para crear separación- se vienen abajo. Un Curso de Milagros explica esta dinámica.

 

Una vez que hemos incorporado y nos hemos apropiado de la Danza Lunar, también podemos educarnos a nosotros mismos para movernos conscientemente con los ritmos delTtiempo. Yo prefiero conocer por anticipado cuando el ciclo lunar favorece mis intereses variados y mis búsquedas. Estar vivo significa ser enteramente sensible; y las mujeres especialmente hemos sido diseñadas para experimentar el espectro completo de los sentimientos a lo largo del ciclo lunar, del que somos herederas. Quienes ahogan sus emociones y echan mano de la píldora más novedosa para desensibilizarse, renuncian a la capacidad de acceder a los 12 personajes arquetipales relacionados con el Tiempo. Existe un propósito para las fuerzas mareales que dan forma y color a nuestras vidas interiores. Si cada vida provee una oportunidad de ganar una auto-maestría más acabada, apagar los mecanismos emocionales, resulta como hacer trampa en los exámenes finales. Sólo la verdad nos hará libres. Anestesiar químicamente la sensibilidad, no hace nada para mejorar el estatus espiritual propio.

Cuando la luna nos sirve como nuestra linterna, los aspectos sombríos de nuestro ser interno resultan iluminados. A través del don de Su Luz, podemos acceder a una conciencia más alta. Ésta, no se logra al suprimir cómo ni qué sentimos; más bien, al acceder a toda la gama de emociones, pues así es como coloreamos nuestra experiencia y expandemos nuestra humanidad más básica, más esencial. En principio, cada uno de nosotros es un prisma viviente del Tiempo. Y el Creador nos ha dotado con varias formas de sensibilidad. La Era de Acuario nos invita a sosegar nuestras emociones, no a suprimirlas ni a negarlas; a aprender de su existencia, para enseñarnos. El proyecto original de la Creación consiste en una estructura con doce arquetipos quintaesenciales. En grados diversos, todos viven dentro de nosotros. Con este conocimiento que sirve como una medicina, el Plan Divino señala el camino para que los seres humanos aprendan a vivir de modos más amorosos en un mundo compartido, lleno de incontable maravillas. ¡La Danza de la Luna sucede!

 

Sioux Rose ha escrito horóscopos para grandes públicos durante 3 décadas. Sus últimos libros incluyen a "Moon Dance: The Feminine Dimensions of Time", "Every Woman's Guide to Oracles" y a "Dolphinity: The Twin Essence", una novela mística, que está disponible en Amazon. O bien, es posible visitar la Página Web de Sioux para más información:  www.siouxrose.com.

 * Dow, en algunas traducciones, significa "ser capaz" de algo. Y la autora juega con la palabra propia del nombre asignado al famoso índice bursátil de Estados Unidos -Dow Jones- así como con la palabra propia que designa la habilidad y la capacidad real y peculiar de los humanos. (Nota de la traductora).

 

Traducción: Rocío Incera

Posiciones actuales de los planetas
27-Nov-2014, 21:22 TU/GMT
Sol5Sagitario33' 8"21s14
Luna15Acuario24'17"11s51
Mercurio29Escorpio40' 0"20s00
Venus13Sagitario55'43"22s41
Marte24Capricornio30'44"22s35
Júpiter22Leo25'57"14n43
Saturno27Escorpio3'39"17s38
Urano12Aries48'47"r4n26
Neptuno4Piscis50'16"10s26
Plutón12Capricornio2'37"20s40
Nodo real18Libra7'11"r7s06
Quirón13Piscis6'14"2s12
Explicaciones de los símbolos
Carta del momento
Publicidad
WWW.ASTRO.COM es uno de los portales de astrología más importantes y ofrece muchos servicios gratuitos a través de esta disciplina. www.astro.com es uno de los sitios pioneros de astrología en la web en ofrecer interpretaciones de horóscopos de altísima calidad de astrólogos líderes en el mundo como Liz Greene, Robert Hand y otros autores, muchos horóscopos gratuitos e información extensiva sobre la astrología para principiantes y profesionales.
Homepage - Horoscopos Gratuitos - Astro Compras - Comprendiendo Astrología - Ephemeris - Personas y Autores - Mi Astro - Preguntas Directas Atlas - Sitemap - FAQ - Foro - Contacto